ESTÁS EN:

shares

Historia

Nuestra pareja se conoció una noche de fin de año del 2002. Tras un largo y distendido tiempo siendo amigos, surgió el flechazo definitivo que les llevó a casarse el 11 de Julio de 2015, después de una preciosa pedida con vistas a Toledo, rodeados de velas y pétalos de rosas.

boda

Fotos: Lesorey Fotógrafos

Vestido de la novia 

Ana lució un precioso diseño confeccionado con tul bordado con pedrería y gasa de seda, en color natural, de Rosa Clará colección 2015. El tejido vaporoso y ligero aunaba el movimiento con la elegancia provocando una similitud con un cisne blanco. El cuerpo, en pedrería, cubría un escote palabra de honor sencillo, dotándole de ese contrapunto y esa pizca de elegancia. 

Unos peep toe en rosa claro con pedrería en la parte delantera y unos pendientes de perlas completaban el vestido. El tocado, diseñado por El Tocador de la Novia, estaba compuesto por una media corona de flores naturales liofilizadas en colores crudo y nude, con pequeños toques de semillas de resina en tonos cobre, que envolvían el recogido bajo.

Para el ramo, la sencillez y originalidad del astilbe, en rosa y blanco, fueron su elección. 

vestidos novia

Fotos: Lesorey Fotógrafos

tocado novia

Fotos: Lesorey Fotógrafos

Ceremonia y celebración

Para una boda de este calibre, era necesario un lugar que estuviera a la altura. En esta ocasión fue el Palacio del Infante de Don Juan Manuel el elegido. Esta fortaleza del siglo XIV, construida sobre unas ruinas visigodas, ha sido reformada, respetando y conservando algunos elementos originales como las ruinas visigodas y las arcadas del claustro que aportaron un punto de elegancia y encanto a la boda.

Para la decoración de sus distintos espacios, los novios junto a María (wedding planner de la finca) llevaron a cabo un proceso decorativo en el gran salón del claustro, donde colocaron en cada una de las mesas, centros de mesa compuestos por lavanda y astilbe (en consonancia con el ramo) que quedaban iluminados por los techos abovedados acristalados. Además, para las servilletas de los invitados añadieron pequeños ramilletes de lavanda. 

mesas boda

Fotos: Lesorey Fotógrafos

menú boda

Fotos: Lesorey Fotógrafos

menú boda

Fotos: Lesorey Fotógrafos

Uno de los elementos decorativos en los que la novia dedicó todo su tiempo y mimo fueron unos preciosos portafotos de madera en crudo que colocó en cada una de las mesas. Cada marco, contenía un fragmento poético sobre el concepto del amor de autores conocidos, un motivo muy personal y encantador. El resto del claustro estaba decorado con centros de pie de flores de astilbe, lavanda y hortensias blancas. 

Para el seating plan, optaron por colgar las tarjetas en un precioso marco de madera sobre una mesa en tono envejecido . Las velas y los centros de pie de flores, que lo acompañaban, dieron como resultado una decoración con mucho encanto. Y para los meseros, optaron por unas tarjetas colgadas en botellas de vino decoradas con ligas de encaje.

decoración boda

Fotos: Lesorey Fotógrafos

seating plan

Fotos: Lesorey Fotógrafos

meseros boda

Fotos: Lesorey Fotógrafos

Por último, en la sala de baile, de ambientación medieval, situaron en un rincón especial un Candy Bar delicioso para aunar la fiesta. 

Candy Bar

Fotos: Lesorey Fotógrafos

deco boda

Fotos: Lesorey Fotógrafos

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X