ESTÁS EN:

Índice de contenidos

Después de algunos cambios y dudas, Marta y Sergio pudieron hacer eso que tanto anhelaban: entrelazar sus caminos para siempre.

 

Fue en el año 2011 cuando Marta y Sergio se conocieron gracias a una amiga en común durante la JMJ. Desde entonces, crearon un nuevo camino juntos que selló definitivamente su amor el 11 de julio de 2020.

Cabe destacar que, en un principio, la fecha de la boda estaba fijada para el 25 de abril pero, dada la grave situación sanitaria que nos acompañaba, los novios tuvieron que cambiar la fecha de su «sí, quiero» un par de veces. «La celebración es importante por compartir con los nuestros un día tan especial, pero nosotros queríamos casarnos», nos cuenta la novia, Marta. «Solos o acompañados, en cuanto el confinamiento nos dejase nos queríamos casar. Tuvimos la enorme suerte de que la fecha nos permitió que nos pudiesen acompañar la mayoría de los invitados» y, finalmente, en julio, el amor de esta pareja reinó.

celebración

Fotografía: Inndu

La boda de Marta y Sergio

  • La novia

El vestido

Marta confió en María Baraza para su vestido de novia. Aunque inicialmente la boda era en abril, Marta quería que el look incorporara un abrigo o una chaqueta para poder quitársela en la celebración. Y, si era posible poder deshacerse también de la cola del vestido durante la fiesta, mucho mejor. Y sus sueños se hicieron realidad transformados en un vestido en crepe, a ras de suelo, con un discreto escote en la parte delantera que otorgaba todo el protagonismo al escote trasero.

Vestido de la novia

Fotografía: Inndu

La falda tenía mucho vuelo y un pliegue que salía de la cintura para marcar más verticalidad, «lo que me venía bien porque soy bajita», explica la novia. Para la ceremonia, Marta lució un abrigo, también de crepe, con una cola de tres metros que poseía una tira en la parte central maravillosa. La manga era francesa y en el puño poseía los mismos detalles que la tira central de la espalda. A la hora de la posterior fiesta, tras el «sí, quiero», la novia se deshizo del abrigo y lució su vestido con un par de detalles: en la cintura, una cinta fina de color azul marino, y en los hombros, unas hombreras.

Vestido

Fotografía: Inndu

Las joyas

Marta optó por no caer en los excesos y lució tan solo tres joyas, pero todas cargadas de un simbolismo que las hacía muy especiales. En primer lugar, un anillo que le regalaron cuando cumplió la mayoría de edad unos amigos joyeros de su familia. Al no poder asistir a su gran día por ser personas dentro de la edad de riesgo, la novia decidió lucir aquella alhaja orgullosa en su representación. La segunda joya era una pulsera que le regaló Sergio por su cumpleaños, tan solo unos días después de poner fecha a su gran día.

pulsera de novia

Fotografía: Inndu

Y, por último, unos pendientes de Eme Jewels que hacían juego con su pulsera.

pendientes de la novia

Fotografía: Inndu

Las flores

Desde el ramo de la novia, pasando por el prendido del novio, hasta la decoración floral de la iglesia, se encargó Patio Floristería. Los novios tenían claro que para el lugar de la ceremonia querían mucho verde y paniculata para que diera ese toque tan especial de luz.

Ramo de la novia

Fotografía: Inndu

De la decoración de la finca se encargó el El Laurel Catering, que fusionó los elementos presentes en la naturaleza con detalles que daban un ambiente totalmente romántico mientras que, de los centros de mesa, se encargó Búcaro.

decoracion floral

Fotografía: Inndu

Los zapatos

Marta diseñó sus zapatos a medida en Uniqshoes. Unos zapatos con los que pudo dar el «sí, quiero» y bailar en la fiesta posterior igual de cómoda.

zapatos

Fotografía: Inndu

El maquillaje y el peinado

Una amiga de la familia fue la encargada de maquillar y peinar a Marta. Un make up muy natural que combinó con un semirrecogido precioso.

maquillaje

Fotografía: Inndu

  • El novio

Sergio lució dos chalecos: uno blanco para la ceremonia y otro azul para la celebración en la finca. La camisa de su gran día se la hicieron a medida en La fábrica de Camisas, mientras que los gemelos eran un regalo que le hizo Marta por su cumpleaños.

novio

Fotografía: Inndu

  • La madrina y la madre de la novia

La madrina lució un vestido hecho a medida. Como la primera fecha del enlace era para el mes de abril, tenía un vestido bastante abrigado por lo que, cuando los novios fijaron la fecha definitiva, creó un nuevo vestido mucho más adecuado para la ocasión.

madrina

Fotografía: Inndu

La madre de la novia también optó por un vestido a medida de Conchita Sainz. Ella también tenía un primer vestido por lo que, cuando cambiaron la boda a julio, optó por eliminar las mangas y añadió una capa de seda con cuello de pedrería para que fuera un look más de noche.

madre de la novia

Fotografía: Inndu

  • La ceremonia

El «sí, quiero» de Marta y Sergio tuvo lugar en la iglesia San Miguel Arcángel, en Pedrezuela. Fue de lo primero que eligieron los novios, ya que para ellos ese era su gran momento. «Queríamos una iglesia sencilla, de piedra a ser posible, y Marta tenía esta fichada desde hacía años. Al ir a verla y ver la plaza de la entrada, el techo de madera, y la zona del altar también de piedra, confirmamos que era nuestra favorita», nos cuenta Sergio.

Fotografía: Inndu

Fotografía: Inndu

Además, pusieron abanicos para hacer más llevadero el calor y, para garantizar la seguridad de todos sus invitados, colocaron geles y mascarillas en la entrada.

  • La celebración

Finca Casa de Oficios fue el lugar que Marta y Sergio eligieron para celebrar su «sí, quiero». Se trata de una preciosa finca situada en un enclave idílico que cuenta con unas vistas inmejorables. «Cuando la visitamos, lo tuvimos claro», explican los novios, «era preciosa, muy del estilo de la iglesia», en referencia al imponente edificio neoclásico del siglo XVIII que da la bienvenida a un espacio mágico.

Casa de Oficios

Fotografía: Inndu

«El trato de Lola fue impecable en todo momento. Ella lleva El Laurel, el propio catering. Nos invitaron a su GinNight para probar los aperitivos del coctel y algún postre, y con eso ya terminamos de confirmar que nos encantaba. Encima después fuimos enterándonos de amigos que han trabajado con El Laurel y nos lo recomendaban muchísimo. No pudimos acertar más». Además, los novios tuvieron la posibilidad de trasladar la fiesta al exterior para reducir todo lo posible los riesgos y estar más cómodos.

Casa de Oficios

Fotografía: Inndu

«Gracias a Lola por ponérnoslo fácil en un momento en el que todo es mucho más complicado de lo normal, por la calma, la alegría y las ganas de hacer las cosas bien. Nos avisaba con cada fecha que se iba quedando libre sabiendo que íbamos a celebrar nuestra boda en cuanto pudiésemos», agregan los novios.

Fotografía: Inndu

Fotografía: Inndu

  • Las invitaciones y el regalo de invitadas

Las invitaciones las diseñó la propia novia, ya que es arquitecta. Con su padre, eligieron el papel en el que había sido siempre el trabajo de su padre y las imprimieron en la empresa de un amigo. Los nombres los escribió todos Marta a mano y Sergio, que es informático, diseñó la web de la boda con toda la información del enlace, actualizaciones sobre los cambios, datos sobre los autobuses y, por supuesto, la confirmación a su gran día.

Invitaciones

Fotografía: Inndu

Además de los abanicos de la iglesia, los novios hicieron un córner con todo lujo de detalles: para ellas, alpargatas de rayas para bailar cómodas y fulares. Para ellos, gemelos de diversas temáticas como aviones, fútbol, Juego de Tronos, Marvel…

gemelos

Fotografía: Inndu

A las madres les entregaron a cada una un ramo de Búcaro. Además, Marta dividió su ramo en dos para entregárselo a sus dos mejores amigas.

Fotografía: Inndu

Fotografía: Inndu

  • El momento más emotivo

«La entrada en la iglesia. Habíamos estado muy tranquilos los dos hasta llegar cada uno a la puerta de la iglesia, que creo que fue cuando fuimos conscientes del momento. Y el rato al juntarnos en el altar y hablar esos minutos mientras seguía la canción de entrada», afirman los novios.

Fotografía: Inndu

Fotografía: Inndu

  • Fotógrafo

INNDU fue el equipo fotográfico que capturó todos los momentos de la boda de Marta y Sergio.

Fotografía: Inndu

Fotografía: Inndu

  • Luna de miel 

En un principio, los novios iban a viajar a Sri Lanka y Las Maldivas en su primer viaje de novios. Al final, recorrieron el norte de España debido a todos los cambios que acontecían en cada momento. Lo que está claro es que celebraron su amor por todo lo alto.

Luna de miel

Fotografía: Inndu

 

TAGS:
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados


Comentarios

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X