ESTÁS EN:

shares
Estas son conductas diarias y hábitos nocivos que pueden minar la relación con nuestra pareja.

El tiempo en una pareja es relativo. Por un lado, permite a la relación construir una base sólida a base de confianza, amor y respeto. Pero, por otro lado, también con el paso del tiempo es más propenso que aparezcan aquellas conductas fatales que terminen por arruinar nuestra relación.

pareja en el bosque

Fotografía: Pixabay

5 hábitos que pueden destruir una relación

La pérdida de confianza. Por lo general, cuando ya llevamos un tiempo con nuestra pareja, damos por sentado que ya sabe lo que vamos a hacer o lo que vamos a decir.  Aunque pueda ser así, es necesario no perder hábitos como escribirle un mensaje de “buenos días”, pues esto hará sentir a nuestra pareja querida.

pareja en la playa

Fotografía: Pixabay

Perpetuar costumbres que sabemos que desagradan a la otra persona. Este punto es clave para hacer que la armonía predomine en una relación. Si tu pareja está contigo, y viceversa, es que le gustan más de ti tus cosas buenas que las malas, pero eso no significa que las cosas negativas no existan. Por ejemplo, si cuando discutís dejas de hablarle o muestras completa indiferencia hacia tu compañero, es posible que él deteste esa reacción. Intenta modificar tu conducta ya que ambos saldréis beneficiados.

Pareja

Fotografía: Pixabay

Una comunicación superficial. Para mantener una relación sana, es fundamental una buena comunicación. ¿Cómo se consigue? Manteniendo conversaciones tranquilas en las que ambos podáis dar vuestra opinión y punto de vista acerca de asuntos más incómodos. Aunque os desagrade hablar de ciertas cosas, es necesario que lo hagáis, puesto que esos asuntos no van a desaparecer por arte de magia.

pareja en casa

Fotografía: Pixabay

Descuidar los pequeños detalles. ¿Recuerdas los primeros meses con tu pareja? En aquel tiempo, no mostrabas tu actitud tal y como era porque, seguramente, sentías cierta vergüenza. Es completamente normal como también lo es que, a medida que ha ido avanzando el tiempo, esos miedos hayan desaparecido gracias a la confianza que habéis construido. Pues bien, esto que al principio es un efecto positivo se puede revocar en algo muy perjudicial para la pareja. Hay que conservar siempre esa línea entre tener confianza y saber valorar a la persona que tenemos a nuestro lado. A veces somos más amables con personas ajenas a nosotros que con nuestro propio compañero y esto se puede apreciar en pequeños gestos como dar las “gracias”. A priori puede resultar irrelevante, pero mantenernos agradecidos como nuestras parejas crea importantes diferencias en la salud general de una relación.

Pareja paseando

Fotografía: Pixabay

No tener en cuenta a nuestra pareja. Muchas veces son nuestras inseguridades las que no hacen actuar así. El miedo al abandono nos hace querer que nuestra pareja sienta lo mismo y nos lleva a hacerle creer que no es importante para nosotros. Esto es algo que desgasta enormemente la relación ya que a nadie que mantiene una relación le gusta sentir que su pareja no le quiere.

pareja en la playa

Fotografía: Pixabay

TAGS:
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X