ESTÁS EN:

shares

¿Se casa tu hijo y quiere que seas la madrina de su boda? ¿Es tu hija quien se casa? En cualquiera de las dos situaciones, tú presumirás de hijos en su gran día, y querrás que ellos presuman de ti. Te damos las claves para ser la madrina o la madre de la novia perfecta. ¡Deslumbrarás en la boda!

 

Si te han elegido como madrina, o eres la madre de la novia o del novio, enhorabuena. Su día será un poquito tu día, y acapararás buena parte de las miradas. Por eso seguro que estás preocupada por encontrar el vestido perfecto, que te permita estar a la altura de las circunstancias.

La madrina y la madre de la novia juegan un papel fundamental a la hora de los preparativos y de la organización de la boda. Ambas son una gran figura de apoyo para los novios, ayudarán en todo lo que necesite la pareja y darán los mejores consejos para ese día tan especial.

Madre de la novia. Fotografía: Estudio Zoe

Reglas básicas para ser la madrina o la madre de la novia ideal

Visualizar lo que queremos

Existen vestidos con siluetas y cortes diferentes. Lo primero que tienes que hacer es hacerte una idea de lo que buscas: un vestido recto, un palabra de honor, un dos piezas, de manga larga, francesa… Piensa en todos los diseños y decídete por uno con el que te identifiques y que sea fiel a tu estilo.

No te salgas de tu estilo

Recuerda que tienes que elegir un look que concuerde con tu estilo habitual, que te haga sentir cómoda, con el que seas tú misma y con el que no te sientas disfrazada.

La madrina, mejor de largo

Lo habitual es que la madrina vaya vestida de largo, tanto si la boda es de mañana como de tarde-noche. Solo en las bodas de mañana cabe la posibilidad de que esta vaya de corto y, en tal caso, habría que añadir un tocado espectacular o una bonita pamela. Si la madrina elige ir de corto, lo ideal es que el resto de las invitadas también asistan de corto. El look de la madrina siempre debe ir acorde con el estilo de la novia, por lo tanto, si la novia lleva una gran cola, la madrina debería apostar por un vestido liso con un poco de cola

Madre de la novia. Fotografía: SyB Photography Bodas

¿Y la madre de la novia?
En las bodas de mañana todas las invitadas, incluida la madre de la novia, deberían ir de corto. En las bodas de tarde-noche, sin embargo, lo apropiado para la familia más cercana de los contrayentes es ir de largo, para dar más categoría al evento.

El look perfecto para la madrina y la madre de la novia

Tanto una como otra deberían elegir un vestido que no marque demasiado la figura. Conviene disimular, en caso de que tengamos, la tripita, por eso hay que evitar los tejidos demasiados finos, ligeros y ajustados. En el caso de la madrina hay que tener cuidado con la espalda del vestido. Esta debe quedar perfecta, ya que en todo momento es lo que verán los invitados. Hay que evitar las telas brillantes y apostar por el raso, tafetán, organza, pedrería o terciopelo.

Evita los escotes excesivos

Los grandes escotes no suelen quedar elegantes, menos para la madrina o la madre de la novia. Tanto una como otra pueden lucir un gran escote en V en la espalda y evitar los tirantes finos y los palabra de honor.

madre de la novia

Madre de la novia. Fotografía: Alejandro Onieva

¿Pamela, tocado o mantilla?

¿Qué es mejor para la madrina y la madre de la novia? Todo depende del estilo de la boda, de la hora y del vestido elegido. La mantilla es una buena opción si la boda es religiosa, muy formal o por la mañana. La mantilla siempre se combina con un vestido largo. El tocado es para vestidos cortos y la pamela para bodas de día y con vestidos de madrina y madre de la novia cortos.

Combina bien la mantilla
Si decides ser una madrina con mantilla, lo mejor es elegir un vestido liso con mangas y sin encajes ni pedrería para que el look no se vea demasiado recargado. Según las normas de protocolo, la mantilla se debe llevar si el novio lleva chaqué. El largo de la mantilla dependerá de la hora del día y, por supuesto, no puede ser de color blanco.

El color, fundamental

Hay una regla básica para todas las invitadas, incluidas la madre de la novia y la madrina. Hay colores que están prohibidos en una boda. Estos son el blanco o los tonos marfil, que quedan reservados para la novia. También está prohibido el negro total, que se asocia al luto, aunque sí están permitidas las mezclas de negro con otros colores llamativos. Los colores también dependerán de la época del año en que se celebre la boda. Aunque hay colores que valen para cualquier momento, como el rojo, el azul marino, el frambuesa, los dorados, determinados verdes y todos los empolvados. Si quieres colores más veraniegos apuesta por el fucsia, el azul turquesa, el verde pistacho o el naranja.

Madre de la novia. Fotografía: Miguel Hernández Fotografía

Elige bien los complementos

Hay unas reglas básicas que no deben romperse. Si se lleva pamela, el vestido debe ser corto o midi. Debes tener cuidado de que esta no sobrepase el ancho de tus hombros. Si eliges tocado, procura no escoger uno muy ornamentado. Si tu vestido es sencillo, puedes coger un tocado más barroco y viceversa.

Siguiendo con las reglas, los brazos en las bodas religiosas deben ir cubiertos. En caso de llevarlos destapados, una opción muy elegante es elegir unos guantes como complemento. Cuanto más corta sea la manga del vestido, más largo debe ser el guante. Hay una regla no escrita que muchas madrinas y madres de la novia no siguen: a la hora de saludar debes quitarte el guante derecho y sostenerlo con la mano izquierda, junto con el bolso.

Los zapatos

En cuanto a los zapatos, lo más recomendable es llevar un modelo cerrado o con el talón cubierto en su defecto. Elige unos zapatos que sean cómodos y que te permitan disfrutar durante todo el día. Si no estás acostumbrada a llevar tacón, no te preocupes si debes llevar un zapato plano. Elige uno que sea elegante y bonito y ¡listo!

Madre de la novia. Fotografía: Bye Torcida

Escoge el bolso ideal

Los bolsos son un complemento necesario. Podemos guardar el móvil, un pintalabios… Poquitas cosas, ya que los bolsos de fiesta son muy chiquititos. Las propuestas más acertadas para la madre de la novia y la madrina son los bolsos de pedrería o seda, los bolsos joya también pueden ser ideales. En las bodas quedan totalmente prohibidos los bolsos medianos o grandes y los de piel. Esos son de uso diario.

Las joyas, con moderación

Es muy importante utilizar las joyas con prudencia. Si hay joyas que se quieran resaltar, lo mejor es lucirlas con un vestido liso y elegir el color del vestido en función de la joya, Por ejemplo, si quieres lucir unos bonitos pendientes de esmeralda, puedes elegir un vestido en color verde.

¿Qué te han parecido nuestros consejos para la madrina y la madre de la novia?

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X