ESTÁS EN:

shares

¿Te invitaron a una boda de primavera-verano que va a celebrarse finalmente en otoño-invierno y ya tenías tu vestido de invitada? Estos tips te ayudarán a adaptar tu look de invitada a la nueva temporada. 

 

Al igual que la pandemia de coronavirus ha obligado a un buen número de novias a adaptar sus vestidos a causa de los aplazamientos, sois muchas las invitadas que teníais un outfit pensado para acudir a la boda y que ahora no sabéis si podréis aprovechar.

Estos consejos te ayudarán a utilizar lo que teníais inicialmente o al menos una parte, aunque estuviese previsto para primavera/verano y la celebración sea finalmente en otoño o invierno.

Fotografía: Juan Luis Limere Fotografía

Consejos para adaptar tu look de invitada a la nueva fecha

Adaptar tu look de invitada a la nueva época del año es posible. Estas recomendaciones te ayudarán a conseguirlo.

El color del vestido

¿Habías elegido un color demasiado primaveral o veraniego y te parece que no encajará en una boda de otoño/invierno? Trata de rebajar el tono con la ayuda de los complementos. Elige un bolso o unos zapatos en negro, marrón, burdeos, granate… lo que mejor combine con el tono de tu vestido (nude, amarillo, azul pastel, coral…).

adaptar tu look de invitada

Fotografía cedida por Lotusse

También puedes recurrir a complementos propios de los meses más fríos del año en estos mismo colores, como estolas, capas o guantes. Incluso una chaqueta tipo bomber bien elegida puede ser un acierto. El resultado final debe ser lo más equilibrado posible.

El estampado

Si has elegido un diseño con un estampado demasiado primaveral o veraniego en lugar de un tono liso, analiza bien los colores que lo constituyen y procura que los complementos con los que lo combines sean de la tonalidad más oscura o apagada de todas.

¿Un corte demasiado veraniego?

¿Habías apostado por un vestido de tirantes para la boda? Si la ceremonia va a ser religiosa, posiblemente ya habrías pensado en algo para cubrir tus hombros. Ahora te recomendamos recurrir a un complemento que te permita no solo acudir cubierta a la iglesia, sino también taparte en la calle o incluso durante el banquete si es necesario.

Un mantón de manila, un kimono, tan en tendencia, una capa, una blazer o una estola pueden ser la mejor opción. Procura elegir una fórmula que combine bien para que no parezca que vas disfrazada.

Si habías optado por un dos piezas con un cuerpo de tirantes, sustituirlo por una blusa de manga larga puede ser una buen mejor opción.

Fotografía cedida por Anonyme Designers

El calzado

Si ya te habías comprado los zapatos y el bolso a juego con tu look y no quieres sustituirlos por otros modelos más apropiados para la nueva época de celebración, adelante con ellos. En invierno también se pueden usar zapatos abiertos, dado que el evento será en interior. En este caso deberán ser el resto de los complementos los que adapten tu look a las nuevas circunstancias.

adaptar tu look de invitada

Fotografía cedida por Cherubina

Eso sí, si no quieres renunciar a las sandalias, arriesga del todo y luce pedicura. No pienses ni por asomo en ponerte unos pantys con costuras a la vista o destrozarás todo el outfit.

Los complementos

Si habías elegido complementos de verano, como por ejemplo una pamela de paja, tal vez puedas adaptarla a la nueva época del año añadiéndole elementos del tipo de plumas o flores de terciopelo, perfectos para los meses más fríos del año. Si tienen los mismos colores del resto de los complementos elegidos, tu total look será perfecto.

Tocado: Charo Villanueva / Vestido: Laura Escribano

La boda es en otro momento del día

Uno de los cambios que más se están dando en las bodas, a fin de adaptar el horario a las restricciones sanitarias, es el de adelantar la hora de la celebración. ¿Qué pasa si tu boda era de tarde-noche y ahora es de día? Pues es probable que el vestido que hubieses elegido sea más adecuado para otoño/invierno por tener un tono más apagado. Ahora te recomendamos completarlo con un tocado adecuado.

Si elegiste un vestido de corte midi, un traje de chaqueta o un mono, estas de suerte, porque son diseños que encajan a cualquier hora del día. Si, por el contrario, te decidiste por un vestido largo y no eres  una invitada especial, nuestra sugerencia es que lo consultes con la novia o lo sustituyas por un modelo corto o de largo medio, más apropiado para la ocasión.

adaptar tu look de invitada

Fotografía cedida por Cherubina

Si sucede al contrario, que la boda que debía celebrarse de día pasa a ser de noche, recomendamos sustituir los vestidos cortos por vestidos midi o largos y los tocados y pamelas por prendedores, turbantes o recogidos, mucho más apropiados para este momento del día.

Valora todo lo que tienes y piensa en la mejor manera de aprovechar el máximo de elementos posibles. Tal vez puedas quedarte con el vestido y solo sea necesario sustituir los complementos, o es posible que los complementos encajen y tengas que pensar en un vestido nuevo.

Este mismo juego de elementos te servirá para saber cómo puedes reutilizar tus prendas y accesorios en diferentes ocasiones especiales. Y es que, con un buen fondo de armario, ¡no es necesario comprar ropa nueva cada vez que nos inviten a un nuevo evento!

Esperamos haberte ayudado a adaptar tu look de invitada.

 

Comentarios

Relacionados

Comentarios

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X