ESTÁS EN:

shares

La boda de Gisela y Juan Pablo es una boda urbana que no lo parece. La clave de ello es la elección de la finca, un espacio exclusivo que lo tiene todo a escasos minutos de la capital. A nosotras nos ha encantado, ¿qué te parece a ti? ¿Te inspira?

 

Gisela y Juan Pablo se casaron el 27 de abril de 2019. Él, de origen colombiano, y ella, argentina, se conocieron, por circunstancias de la vida, en Madrid. «Nos presentó un amigo y el flechazo fue inmediato», asegura Gisela, que siempre había pensado que compartiría su vida con un español.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

La boda de Gisela y Juan Pablo, al detalle

El vestido y los complementos de la novia
Gisela llevó un vestido camisero cruzado de Valenzuela atelier. De estilo minimalista, le incorporaron unos maravillosos botones que la diseñadora compró a un anticuario italiano.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

Durante el baile lo acompañó de una espectacular diadema de plumas de Lindabambolina.

Además, lució varias joyas muy especiales: su anillo de compromiso y su alianza, ambos de la Joyería Suarez; unos pendientes de diamantes y aguamarina, regalo de la madre del novio; y dos pulseras, una de Aristocrazy y la otra, una reliquia de la familia con un gran valor sentimental, puesto que fue la que utilizó su abuela el día de su boda. «Lamentablemente no pudo asistir a nuestro día porque se encuentra en Argentina y es muy mayor», explica Gisela, de ahí su gran valor sentimental.

El espectacular ramo fue de Arbolande, como el resto de las flores de la finca.

El maquillaje y el peinado
Gisela quería un look desenfadado para la iglesia, pero a la vez chic. Para lograrlo, recurrió a David Martinez, que lo consiguió con creces. Para el baile hizo un cambio de look, tanto de peinado como de maquillaje, y lució la preciosa diadema de plumas de Lindabambolina.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

El outfit del novio
Juan Pablo vistió chaqué de Silbon, corbata y tirantes de Solo IO, camisa a la medida de la sastrería Camille de Le Mans y zapatos de Meermin Mallorca Shoes.

La madrina y la madre de la novia
La madrina eligió un elegante vestido azul oscuro de Carolina Herrera, que combinó con un tocado de Mimoki.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

La madre de la novia, por su parte, lució un diseño de Sonia Peña.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

La ceremonia y la celebración de la boda
Gisela y Juan Pablo se casaron en la Iglesia del Perpetuo Socorro, de Madrid. La decoración floral del interior, a cargo de Arbolande, fue espectacular.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

Las niñas de arras, vestidas de Teresa y Leticia, llevaron unas bolsitas de arras muy especiales, puesto que habían sido confeccionadas por la madre de la novia.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

De camino a la finca en los autobuses que los novios habían contratado para desplazar a sus invitados, les sorprendieron con un vídeo de la pareja y unas bolsitas con snaks y agua. Fue todo un éxito.

El cóctel y el banquete de bodas tuvieron lugar en Zalacaín La Finca, un exclusivo espacio especializado en la celebración de los eventos más especiales a un paso de Madrid. «Elegimos esta finca porque encajaba perfectamente con nuestras expectativas, por su localización, gastronomía y por el trato excelente de Mónica y su equipo. Sin dudarlo volvería a casarme allí», asegura Gisela. Y es que Zalacaín La Finca no solo ofrece unas instalaciones espectaculares y muy versátiles, tanto exteriores como interiores y adaptables a las necesidades y gustos de cada pareja. Además, puede presumir de contar en exclusiva con el servicio gastronómico de Zalacaín Catering, que destaca por su excelencia.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

«La finca estaba preciosa, toda decorada con las flores de Arbolande», asegura Gisela, a excepción de los espectaculares centros de mesa del banquete, de los que se encargó Pablo, de Zalacaín.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

The Big Day Wedding Planner se encargó de la organización, la decoración y la coordinación de la boda. Entre otras cosas, se ocupó del rincón de bienvenida, del seating plan, del candy bar, con tarta de Corist, del photocall o de los artículos beauty para los baños, con perfumes Ovehco.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

Las invitaciones y los regalos de los invitados
Gisela y Juan Pablo encargaron sus invitaciones a Invitarte, que cuidó, además, todos los detalles de la papelería. Además, sorprendieron a los testigos con una tarjeta especial en la que les pedían que lo fueran, emocionando a muchos de ellos.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

Hubo regalos para futuros padres y parejas próximas a casarse.

El momento más emotivo de la boda de Gisela y Juan Pablo
«Juan Pablo me sorprendió en el cocktail con un grupo cubano que tocó la canción con la que él me pidió matrimonio: Volví a Nacer, de Carlos Vives, y ese fue el momento más emotivo pasa mi», afirma Gisela.

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

Gisela y Juan Pablo

Foto: Nina Prodanova

Respecto a la luna de miel, Gisela y Juan Pablo decidieron disfrutarla en noviembre y aplazó la decisión acerca del destino. ¡Esperamos que seáis muy felices!

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X