ESTÁS EN:

shares

¿Te casas y estás embarazada? ¡Enhorabuena por partida doble! Vas a vivir dos de los momentos más felices de tu vida en un mismo periodo de tiempo, pero puede que ser una novia embarazada te asuste un poco. Calma, te damos los mejores consejos para que todo sea perfecto.

Lo primero que debes tener claro es que, ser una novia embarazada, no tiene porqué poner tu boda patas arriba. Pero, si hay ciertos reajustes que deberás tener en cuenta. No te agobies, hay tiempo para todo y solo es cuestión de saber organizarse. Eso si, no debes cargar tu sola con todos los preparativos de la boda, pues en este momento, debes cuidar de tu salud y la del bebé.

¿Debo anunciar que estoy embarazada?

Esto es una decisión personal de la pareja, y dependerá de lo avanzado del embarazo y el estado de ánimo de la novia. Si te acabas de enterar del embarazo, no tienes por qué anunciarlo. De hecho, se recomienda no hacerlo hasta los 3 meses de embarazo. Si no está aún muy desarrollado y no quieres que la gente hable de ellos durante el día de tu boda, podrás ocultarlo y que únicamente lo sepan tus seres queridos más cercanos; y si por el contrario, está muy avanzado e is imposible de ocultar, probablemente, ya todos los invitados sepas que esperas un bebé.

via GIPHY

Si habéis decidido anunciar el embarazo o revelar el sexo del bebé en el día más importante de vuestras vidas, podéis valeros de alguna idea original y divertida para ellos. Por ejemplo, proyectar un vídeo y terminarlo con alguna imagen que represente que esperáis un nuevo miembro en la familia.

Vestidos para novias embarazadas

No debe ponerte nerviosa el hecho de saber que estás embarazada y que tu cuerpo puede cambiar para el día de la boda. No es una catástrofe. Lo mejor es que acudas al atelier o boutique donde estén realizando tu vestido y que les informes de tu estado. Ellos sabrán qué medidas tomar y qué cambios realizar. Y, deshecha de tu cabeza la idea de tener que lucir un vestido feo o que no te represente por el simple hecho de estar embarazada. Hay muchas opciones para lucir preciosa y orgullosa.

Si te decantas por camuflar tu figura, un vestido de corte imperio, ajustado al pecho y fluido después, será perfecto para ti. Son los diseños más utilizados por las novias embarazadas, ya que caen hasta los pies sin oprimir el vientre. Tejidos como la gasa, el tul o la seda, aportan movimiento al vestido y son materiales súper femeninos. Los vestidos tipo túnica caen desde el cuello hasta los pies. Carece de costuras que marcen la silueta de la mujer y son perfectos si quieres ocultar tu estado.

novia embarazada

Si por el contrario, quieres lucir tu embarazo, los vestidos de encaje y corte sirena se ajustarán a tu nueva silueta. Los de corte en A, marcarán tu cintura, pero no en exceso, intuyendo tu embarazo.

Ten cuidado con…

Estás embarazada, es un hecho. Eso no significa que tu boda vaya a salir mal pero si es cierto, que deberás tomar una serie de precauciones y disfrutar de ella de manera diferente a como a lo mejor lo harías de no esperando un bebé. Piensa que estarás más cansada, llevas dentro de ti una vida y contarás con la misma fuerza y aguante que antes. Trata de pasar sentada la mayor parte del tiempo posible durante el banquete, y a la hora del baile: baila, sí, pero con cuidado. Desde luego, no podrás darlo todo hasta altas horas de la madrugada. Además, según lo avanzado del embarazo tendrás que ser más o menos cuidadosa. Si estás cerca de salir de cuentas, debes tener todo preparado y a tu disposición.

via GIPHY

 

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres conseguir la boda de tus sueños? Tenemos las mejores ideas y consejos para planificar de una manera única tu gran día.

X