fbpx
Madrina vistiendo al novio
Búsqueda Menú

Isabel II, su histórico vestido de boda y sus icónicos estilismos

Arras de boda: cómo llevarlas y qué simbolizan

Las mejores soluciones pro-aging para madrinas de boda (y otras invitadas senior)

Oscuro Claro

A sus 96 años, tras más de 70 años de reinado, la monarca más grande del siglo XX fallecía ayer, 8 de septiembre de 2022, en su castillo de Balmoral.

Isabel II fue una mujer fiel a sus ideas, sus convicciones, sus gustos y, por qué no, a sus diseñadores. La Reina Madre vivió acorde a sus estándares estéticos en los que el monocromo se presentaba como el gran protagonista. En las paletas pastel encontraba su mensaje político, que adornaba con bolsos icónicos y sombreros a juego con su look.

Isabel II: una reina, una vida y un legado textil

Algunos estilistas, como Norman Hartnell, la acompañaron a lo largo de su longeva vida. En 1947 contrajo matrimonio con el príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca. Dado que su boda fue el primer enlace retransmitido a todo el planeta, Isabel II lució un espectacular vestido de color marfil en satén duquesa. 25 costureras y 10 bordadores trabajaron en un diseño valorado en más de 35.000 €.

Algo que caracterizó a la reina Isabel II durante todo su mandato es su naturalidad y devoción por la estética. Tanto fue así que nunca la importó pintarse los labios delante de mandatarios, aún sin un espejo en el que mirarse.

Últimas batallas de Isabel II y sus estilismos

En enero de 2019, a la edad de 97 años, el duque de Edimburgo se ve implicado en un accidente de tráfico cerca del castillo de Sandringham. Dos días más tarde, un fotógrafo de The Mail On Sunday, un periódico sensacionalista británico, muestra imágenes del príncipe Felipe conduciendo sin cinturón de seguridad, motivo por el que es amonestado por la policía. Mientras tanto, Isabel II sigue fiel a su agenda, como si nada hubiera pasado. La reina visita la base aérea de Marham, al este de Inglaterra. Para la ocasión, usa un conjunto de dos piezas de color durazno, estrecha la mano a los oficiales y sonríe calurosamente a las oficiales. Como de costumbre, misión cumplida.

Unos días después del accidente del príncipe Felipe, la prensa británica da a conocer el “duelo entre las princesas”, Kate Middleton y Meghan Markle, llegando a asegurar que Markle hizo llorar a Middleton. Ignorando los rumores, Isabel II cree que es posible la unión entre ambas y, sobre todo, que la llegada de Meghan Markle a la Casa Real es una oportunidad para renovar la monarquía británica.

La reina se lleva de viaje a Meghan Markle en el tren real. Reforzando la idea de juventud y dinamismo, Isabel II de viste con un color verde lima, que inspira justamente eso, la juventud de las nuevas generaciones venideras. La reina poseía un espíritu modernizador y sabía cómo seguir siendo relevante.

El 24 de julio de 2019, el conservador Boris Johnson es recibido por Isabel II para su primera audiencia privada como ministro. Tras 67 años de reinado, es el decimo cuarto primer ministro al que recibe la reina, y nada cambia. Isabel II luce un vestido de corte midi, con estampado floral. En su brazo cuelga uno de sus tradicionales bolsos. La reina, impasible y diplomática, guarda las distancias con sus jefes de gobierno y lo refleja a través de todos sus estilismos: elegantes pero sin ninguna connotación fuera de lugar.

Sin embargo, el accesorio empleado por Isabel II, su bolso, fue algo que llamó mucho la atención. ¿Por qué utilizaba este complemento si estaba en casa? La revista People recogía en 2011 la explicación y, al parecer, era un código que tenía con los empleados: “Sería muy preocupante si estuviera hablando con la Reina y viese cómo se cambia el bolso de una mano a otra. Esa es la señal que utiliza para indicar a su personal que está lista para finalizar la conversación”.

Un punto clave en la historia de Isabel II es precisamente el mandato de Boris Johnson, sobre todo, cuando suspendió el Parlamento para iniciar su apuesta política fuera de la UE. La reina firmó el decreto de disolución del parlamento y parte de la población británica salió a las calles para protestar en contra de esta medida. Mientras tanto, la reina se va de vacaciones a su castillo de Balmoral. En su agenda, gaitas y, nuevamente, looks totalmente imparciales, como este conjunto monocromático de color azul cielo.

Sin embargo, fue su propio hijo Andrés quien puso en jaque a la monarquía británica cuando Virginia Roberts ofreció una entrevista en la que declaró que había mantenido relaciones sexuales con Andrés, en contra de su voluntad. Alertado de esta entrevista, el hijo menor de la reina decide ofrecer una entrevista a la BBC sin que su madre supiera nada, a condición de que se emitiera antes que la de Virginia Roberts.

Isabel II fue implacable y tomó la decisión de expulsar al príncipe Andrés de la familia real y retirarle de todas sus funciones. A esta decisión, se unió la salida del príncipe Harry y Meghan de la familia real británica, emitiéndose un comunicado en el que se anunciaba que la pareja perdía el tratado como “Alteza Real”. Al día siguiente de comunicar esta decisión, acude a la iglesia en compañía de Andrés y, por supuesto, en presencia de los fotógrafos. La soberana acudió con un abrigo de pata de gallo blanco y negro y un elegante sombrero con detalle floral.

Una reina, una vida y un legado estético que permanecerá, para siempre, entre nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas