fbpx
novios abrazados
Palacio Ducal de Pastrana
conjuntos para invitadas
Búsqueda Menú

Historia del ramo de novia: origen y simbología

“Guadalajara es Moda” llega al Palacio Ducal de Pastrana el próximo 25 de marzo

Estampado de lunares: 7 looks para invitadas de boda

Oscuro Claro

Por antonomasia, las novias se visten de riguroso blanco y lucen un complemento muy llamativo, el ramo nupcial pero, ¿por qué?

Desde que hemos tenido uso de consciencia, hemos asociado los vestidos blancos y los bouquets a las novias. Pero, quizás, nunca nos hayamos preguntado por qué este color y este complemento.

Zapatos de novia
Fotografía: Ngestudio

1840: el origen del ramo de novia

Pues bien, hubo un tiempo en el que ni el blanco era el color de las novias ni el ramo nupcial el complemento principal. Sin embargo, fue la Reina Victoria quien cambió todo.

Fue el 10 de febrero de 1840 cuando la Reina Victoria de Inglaterra se casaba con el Príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha en la capilla real del Palacio de St.James en Londres. Victoria de Inglaterra revolucionó el mundo entero luciendo un lujoso vestido de seda de color blanco, un color no usado por las novias en ese momento que solían escoger el color negro para sus vestidos con el fin de volver a utilizarlos.

En referencia al ramo, la Reina optó por lucir una corona de flores en vez de una tiara o una pesada corona, incluyendo por primera vez un ramo de flores como complemento nupcial. En ambas elaboraciones incluyó flores como al azahar y el mirto, una planta muy popular entre las novias de la realeza británica.

Esta estética se replicó a partir de ese entonces a lo largo y ancho del mundo: primer por los dirigentes intentando simular su gran poder en las bodas y, luego, por el resto de los mortales. Costumbres y elementos que forman parte de las ceremonias que hoy en día conocemos en el mundo occidental de la actualidad.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas