ESTÁS EN:

shares

Un estudio publicado en Nature Communications explica por qué las parejas no deberían irse a dormir enfadadas. 

 

Seguramente si le preguntas a tus padres, abuelos o cualquier pareja que lleve muchos años de convivencia, te dirán que la clave para hacer más duradera tu relación en pareja es que nunca te acuestes sin solucionar un problema. La mayoría de las parejas que permanecen en el tiempo aseguran que nunca han apagado las luces de la habitación sin resolver un desacuerdo.

Un estudio reciente publicado en la revista Nature Communications corrobora este consejo infalible para el matrimonio –y la vida en general–, y se debe al hecho de que dormir tiene un efecto sobre cómo y dónde nuestros cerebros almacenan la información, imágenes y recuerdos.

Por qué las parejas no deberían irse a dormir enfadadas

Os lo explicamos: El equipo de investigadores, dirigido por Yunzhe Liu y Wanjun Lin de la Universidad de Bejing, observó a 73 estudiantes varones para ver cómo el sueño afectaba a la hora de procesar los recuerdos negativos. En la primera parte de la investigación, a los sujetos se les mostró un conjunto de imágenes neutras, algunas eran positivas y otras negativas.

Posteriormente, a los sujetos se les mostraron nuevamente las imágenes neutrales y se les ordenó que las recordaran. En una segunda parte del experimento se les volvió a enseñar estas imágenes dos veces, una vez solo 30 minutos después de la primera sesión y  otra 24 horas después de la primera sesión, en otras palabras, después de una noche de sueño.

Los resultados mostraron que después de una noche de sueño, los sujetos fueron no eran capaces de suprimir los recuerdos de las imágenes negativas. Esto se debe a que, como lo indica la introducción del estudio: «el tiempo, los recuerdos emocionales a menudo se vuelven más resistentes a la supresión probablemente a través de un proceso de consolidación en el que se piensa que el sueño juega un papel vital«. El sueño, los recuerdos y las asociaciones se propagan y se almacenan en partes de su cerebro conectadas con la memoria a largo plazo, lo que las hace más difíciles de olvidar o dejar de lado.

Por qué las parejas no deberían irse a dormir enfadadas

Afortunadamente, cualquier desacuerdo conyugal que encuentre es escaso, y no es angustioso ni traumático, pero este estudio demuestra que es mejor hablar antes de dar las buenas noches. Las parejas no deberían irse a dormir enfadadas «En nuestra opinión, sí, hay cierto mérito en este viejo consejo. Sugerimos primero resolver una discusión antes de ir a la cama; no te duermas con tu ira «, confirma Yunzhe Liu.

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X