fbpx
Oscuro Claro

El 10 de diciembre de 2016, Lola y Jose, nuestros protagonistas de hoy, decidieron sellar su amor, de manera oficial, a través de una boda invernal con estilo propio. ¡Os contamos su gran día al detalle!  

 Lola y Jose se conocieron en el verano de 2008. Nos presentó mi amiga Emma, con el pronóstico claro de que había conocido al hombre de mi vida, y así fue. La chispa que saltó esa noche hizo que en septiembre empezásemos una relación que ha durado hasta hoy”, cuenta Lola.

 

El look de los novios

Para el día más emocionante de su vida, Lola quería algo elegante, adaptado a su edad y que tuviese un toque de fiesta y dorado, y Beatriz Álvaro fue la encargada de convertir en realidad su sueño. Un diseño de manga larga abotonada y espalda con bordado dorado fue el elegido. “El vestido acababa en una sutil cola, pero el remate final fue la capa con capucha que salía de los hombros. Esto ayudo a ir descubriendo el vestido a lo largo de la noche poco a poco”, dice Lola.

¿Los zapatos? Para la ceremonia, unos de salón dorados de Michael Kors y, para la celebración, unos tacones de flamenca personalizados en color nude de Begoña Cervera, regalo de sus amigas.  Como joyas, lució la alianza de oro blanco de Tous, un solitario de Rabat y unos pendientes prestados de su amiga Esther.

Del maquillaje y el peinado se encargaron Jose y Eva. Le realizaron un elegante recogido que encajaba a la perfección con su look nupcial. Aunque, hicieron un gran trabajo, Lola reconoce que lo más especial fue que su hija Anais le ayudase a vestirse.

Boda invernal
Jimsor Photography
Boda invernal
Jimsor Photography

Jose, el novio, también fue asesorado por Beatriz Álvaro. Finalmente, optó por un traje negro convencional de Hacket, y pajarita azul. Muy elegante.

Ceremonia y celebración

Para organizar su boda invernal, Lola y Jose contrataron a Paulina de SAK BE. “Ella me ayudó en todo, incluso a consolarme los últimos días cuando los nervios estaban a flor de piel y entraban las dudas. El gran día, me emocioné al ver su trabajo, no faltó ni un detalle”, confiesa Lola.

La ceremonia tuvo lugar en la Hermita de Sanz, en Benidorm. Pero, para la celebración, novios e invitados se desplazaron a Ku Lounge. Ambos espacios fueron decorados con detalles navideños: flores, piñas, pino…

Boda invernal
Jimsor Photography
Boda invernal
Jimsor Photography

Para la parte de repostería, contaron con aportaciones de diferentes pasteleros de la zona. Pero, sobre todo, destacaron las delicias de Valor y otros chocolateros como Clavileño o Marcos Tonda. Por la época, no se olvidaron de los típicos dulces navideños.

El momento más emotivo

“Indudablemente, hubo muchos momentos en los que no pude contener la emoción. Cuando entré y vi a Jose esperándome en el altar, cuando sonaron las primeras notas de la salve rociera en la iglesia… Pero, sobre todo, cuando mi hija cantó durante la celebración el T’estimo de Lluis Llach. Lloré como una niña”, asegura Lola.

Invitaciones

Para las invitaciones, nuestros novios querían algo que, realmente, se ajustase a si estilo. Les costó bastante, pero gracias a su weeding planner contactaron con un buen diseñador. “Queríamos algo sencillo, pero a la vez que hablara de nosotros y también tuviese un toque relacionado con la ambientación de la celebración. Aprovechamos el toque asiático del local de la celebración y del destino del viaje de novios para hacer una mandala muy personalizada, que después se convertiría en el logo para otras cosas y detalles de la celebración”. 

Luna de Miel

Después de una preciosa boda invernal llena de detalles y momentos especiales, Lola y Jose viajaron a Bali. Su viaje de novios fue regalo de los padres de Jose. Allí disfrutaron de unos días repletos de tranquilidad hospitalidad, belleza y, sobre todo, de una luna de miel para cada noche.

¡Vivan los novios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas