fbpx
Oscuro Claro
¡Vivan los novios!

Una semana más le rendimos homenaje al amor. Los protagonistas, Helena y Antonio, comenzaron su historia el 24 de junio de 2007. Justo diez años después, en la misma fecha, se dieron el ‘sí, quiero‘ entre sus familiares y amigos más cercanos. Una celebración repleta de encanto, emoción y estilo. 

 

No ha pasado ni un mes del enlace entre Helena y Antonio y ya echan de menos todos esos nervios previos y esa sensación de estar cumpliendo un sueño en común. La novia confesaba en un post de su blog Mi aventura con la moda: “No esperaba yo que este sentimiento iba a ser tan fuerte… ¡¡Y sobretodo la felicidad!! de momento es todo más bonito“. E igual de bonita fue su boda.

El look de los novios

Helena, como una gran profesional del mundo de la moda, cuidó al milímetro todos los detalles de su look. Tuvo el honor de enfundarse en un vestido de novias de la firma Aire Barcelona de la próxima colección 2018, con cola de tul rosa palo incorporada al cuerpo y espalda en transparencia. Lo combinó con unos zapatos customizados por ella misma de Miss García. Para el peinado se puso en manos de Sonsoles Estilista y optó por un recogido bajo con trenzado adornado con un precioso tocado en plata. El maquillaje, muy natural, fue obra de Quino Amador del Espacio Líbero en Sevilla. Los complementos, de Máximo Breto para Swarovski de la mano de José Álvarez Joyeros, aportaban un toque elegante y discreto. Y  el ramo de flores, de Amets Events & Bridal, hacía juego con el color elegido por la propia novia para la boda: el rosa.

Helena y Antonio
Raúl Perez Pellicer
Helena y Antonio
Raúl Perez Pellicer

El novio, Antonio, se decantó por un traje azul mario completo de Dappers. Aportó el toque de color con una corbata en tonos vino y lo combinó con unos zapatos de cordones de Abraham Zambrana.

Helena y Antonio
Raúl Perez Pellicer

Ceremonia y celebración

Los novios se casaron mediante una ceremonia civil en el mismo lugar en el que se celebraba el banquete: en la Finca La Carreña en Jerez de la Frontera. Un espacio repleto de árboles y belleza que reflejaba a la perfección la luz tan característica de los paisajes del sur.

Helena y Antonio
Raúl Perez Pellicer

Del banquete se encargó Catering Lebrija y del seating, invitaciones, meseros y minutas Un martillo de Cristal es feo. El resultado fue un ambiente exquisito con un menú de sobresaliente y una decoración minimalista, elegante y con toques boho. Los regalos elegidos por los novios para repartir entre los invitados fueron un bolígrafo con cristales de Swarovski y un elixir de Kérastese.

Para todo ello, Helena y Antonio, contaron con la ayuda de las wedding planners Amets Eventos & Bridal, que ayudaron con la organización y planificación de este día tan importante. Raúl Perez Pellicer fue el fotógrafo que supo captar a través de su objetivo el amor y la emoción de todos los momentos.

Helena y Antonio
Raúl Perez Pellicer

El momento más emotivo 

Qué instante no es especial en una boda. Pero según la propia novia: “El momento más emotivo fue en el que Antonio me leyó unas palabras…“.

Helena y Antonio
Raúl Perez Pellicer

Antonio y Helena comenzaron su nueva vida como marido y mujer viajando juntos por la costa italiana: Cinque Terre, Amalfi… Una luna de miel en un auténtico paraíso donde continuar con esta historia de amor.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas