fbpx
Oscuro Claro

Es una de las tradiciones más antiguas del matrimonio. Hay muchas parejas que no saben si vestirse juntos el día de la boda o no… ¿Y tú? ¿Qué opinas? 

Probablemente a lo largo de tu vida habrás escuchado que “si te barren los pies te quedarás soltera” o que “de una boda sale otra boda“. Cuando se habla del día del matrimonio resulta inevitable pensar en todas las supersticiones y rituales a las que se enfrenta la pareja el día del enlace.

Y una de las tradiciones más conocidas es la de que los novios se preparan en la casa de sus padres y no se pueden ver hasta llegar al altar. Esto se explica porque antes los novios no convivían en la misma casa hasta después de la boda.

Aunque la situación ha cambiado, muchas parejas mantienen esta costumbre porque prefieren cumplir “el protocolo” pero, la verdad, es que no hay ninguna regla establecida; por lo que se puede romper esta tradición. De hecho existen razones por las que merece la pena.

preparativos novia
Fotografía: Javi & Clo

Vestirse juntos el día de la boda

1. Si lleváis tiempo viviendo en la misma casa, será mucho más cómodo para vosotros prepararos en ella. Es vuestro espacio y lo tenéis todo. Además, hay quienes prefieren despertar juntos en un día tan especial.

2. Podéis preparar lo que sea necesario porque se trata de vuestro hogar.

3. Hacer de este proceso algo muy vuestro: preparar el desayuno para dos, comentar los nervios…

4. Se crea una atmósfera repleta de romanticismo e intimidad para ambos que sería digna de fotografiar –tendréis un álbum de la boda mucho más original–.

5. Vuestros amigos y familiares podrán ir para ayudaros a ambos.

Por todas estas razones le decimos “sí” a vestirse juntos pero siempre que ambos estéis de acuerdo. Lo más importante es que hagáis lo que sintáis, ya sea manteniendo la tradición o rompiéndola.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas