ESTÁS EN:

shares

Muchas parejas no conocen el protocolo de entrada a la iglesia en las bodas religiosas, y hay que conocerlo antes de la boda. Aunque decidáis no respetarlo exactamente, hay que saber cuál es. La entrada a la iglesia es el momento más emocionante de la ceremonia, y dependiendo del país, la cultura y la religión, cambia.

Hoy os hablamos sobre cómo funciona el protocolo de entrada a la iglesia en nuestro país en ceremonias católicas.

Protocolo de entrada a la iglesia

Antes de la llegada de los novios, todos los invitados ya estarán dentro de la iglesia en sus asientos. A la derecha suele estar los invitados por parte del novio, y a la izquierda los de la novia.

Una vez estén todos los invitados colocados (y expectantes por la entrada de los novios), llegarán la madrina y el novio. La madrina, que suele ser la madre del novio, ira a izquierda del novio.

Una vez la madrina y el novio se coloquen en sus sitios, llega el turno del padre del novio y la madre de la novia.

Si hay damas de honor, el protocolo dicta que después de la entrada del novio y la madre de la novia es su turno para recorrer el pasillo hasta sus asientos en la iglesia. Seguido de las damas de honor, los pequeños pajes y damas harán su (graciosa) entrada, anunciando la entrada de la novia. Tradicionalmente iban detrás de la novia y el padrino, ya que su función era la de sujetar la cola del vestido de la novia; pero al ser pequeñitos está mal visto dejarles al final.

Y por fin llega el momento más emotivo y esperado de la ceremonia: la entrada de la novia, acompañada de su padre o padrino, que andará lentamente hacia el altar, junto a su futuro marido.

Ceremonia

Una vez que la novia haya llegado al altar, según el protocolo de ceremonias religiosas, la colocación en el mismo debe seguir este orden, de izquierda a derecha: el padrino, la novia, el novio y la madrina.

La colocación familiar en el altar más tradicional era, de izquierda a derecha: la madrina, la novia, el novio y el padrino; estando así las mujeres separadas de los hombres. Sin embargo, la modalidad más usual hoy en día es la antes nombrada, así cada novio está rodeado de su familiar y su futuro esposo.

Los testigos por parte de la novia se situarán a la izquierda, y los del novio a la derecha. Todos, por supuesto, mirando hacia el altar, de espalda a los invitados.

¿Un consejo? Nosotras recomendamos que siempre se haga un ensayo previo a la ceremonia, para calcular las distancias, la velocidad adecuada de la entrada a la iglesia (que vaya al compás de la música nupcial).

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres conseguir la boda de tus sueños? Tenemos las mejores ideas y consejos para planificar de una manera única tu gran día.

X