fbpx
recién casados ceremonia
decoración para bodas de verano trajes de novios
Búsqueda Menú

Maestro de ceremonias, todo lo que necesitas saber

Checklist imprescindible para organizar tu boda: ¡toma nota!

La Reina Letizia le copia el vestido rojo de Zara a Marta Ortega y este es el espectacular resultado

Oscuro Claro

¿Te casas por lo civil? El maestro de ceremonias de boda es una figura clave en este tipo de celebraciones. Te explicamos en qué consisten sus funciones y te ayudamos a elegir a la persona perfecta.

Elegir el maestro de ceremonias que se encargará de oficiar tu boda no es una decisión que deba hacerse a la ligera. Quizá se te haya pasado por la cabeza nombrar a un amigo determinado o a un familiar si experiencia, simplemente porque es una figura importante para ti o tu pareja, os conoce bien y “seguramente se desenvuelva bien”. Su misión es algo más compleja de lo que podría parecer a simple vista, no se trata de dar un discurso sin más. Por eso te invitamos a analizar al detalle esta figura antes de decidir a quién encomendar esta labor tan importante.

decoración ceremonia de boda civil
AdobeStock

Qué es un maestro de ceremonias de boda

Quizá te preguntes qué es lo que hace un maestro de ceremonias en una boda exactamente. Pues bien, el maestro de ceremonias de la boda, también conocido como oficiante de bodas, es la persona encargada de conducir la ceremonia de vuestra celebración.

El maestro de ceremonias es una figura pensada exclusivamente para las bodas civiles. No es un sacerdote y no tiene potestad para administrar sacramentos religiosos, por lo que su figura no tiene cabida en las bodas religiosas, que deben ser oficiadas exclusivamente por miembros del clero.

maestro de ceremonias boda
AdobeStock

 

Oficiar una ceremonia de matrimonio civil no implica casar civilmente a los novios, que pueden haber pasado antes o pasar después de la celebración por el juzgado. El maestro de ceremonias se encarga de conducir un acto simbólico. Según el artículo 51 de nuestro Código Civil, solo son competentes para celebrar matrimonios con validez legal el Juez de Paz o el Alcalde del municipio donde se celebre el matrimonio o el concejal en quien éste delegue, el Secretario judicial o Notario libremente elegido por ambos contrayentes que sea competente en el lugar de celebración y el funcionario diplomático o consular encargado del Registro Civil en el extranjero.

Por eso, si queréis formalizar el “Sí, quiero” en el preciso momento de la ceremonia, deberéis elegir como oficiante a una persona cualificada  para ello, lo que quizá reste encanto al acto. Nuestra recomendación es que celebréis por separado la ceremonia y el trámite legal, para el que deberéis solicitar hora y probablemente acudir al edificio público correspondiente.

Funciones del oficiante de bodas

Hasta aquí bien, pero, ¿sabes cuáles son las funciones de un maestro de ceremonias? Oficiar una ceremonia no se limita a redactar y leer un guión, sino que el papel del oficiante de bodas va más allá. Con anterioridad a la celebración, el maestro de ceremonias de la boda tiene que orientaros y asesoraros sobre los pasos a seguir en la ceremonia y su preparación. Debe estar a vuestro lado durante el proceso de organización y es esencial que se reúna con vosotros las veces que haga falta para diseñar la ceremonia con la que soñáis.

novios ceremonia en interior
AdobeStock

También tendrá que saber qué otras personas van a leer en la boda y cómo serán sus discursos. Deberá determinar el orden de intervención y puede ayudarles a elaborarlos. Además, deberá integrar la música elegida por los novios a lo largo de la ceremonia de manera equilibrada.

Con todos estos elementos, sumados a su discurso, el maestro de ceremonias deberá preparar una escaleta o guión, que será el que se siga el día ‘D’.

Por último, tiene que encargarse de que todo salga bien durante la ceremonia. Si ese día contáis con una wedding planner, ambos se repartirán esta función, o trabajarán de manera coordinada.

Cómo elegir un maestro de ceremonias de boda

Oficiar una boda es muy importante, por eso hay que elegir bien al maestro de ceremonias. La persona escogida debe ser educada, respetuosa, empática y tener mucho carisma, además de vestir y comportarse de manera impecable. Junto a todo lo anterior y por encima de ello, debe adecuarse a vuestra manera de ser y al estilo que hayáis elegido para vuestra celebración.

Un buen maestro de ceremonias de boda debe estar acostumbrado a hablar en público y desenvolverse bien. En caso contrario, la ceremonia corre el riesgo de cojear, o de parecer más un espectáculo que una boda. Debe ser capaz de mantenerse en un segundo plano, sin acaparar el protagonismo de la ceremonia y sin perder de vista que los protagonistas sois los novios.

maestro de ceremonias boda
AdobeStock

Si hay algo fundamental en una boda, es la emoción. Por eso, un buen maestro de ceremonias de boda debe ser capaz de emocionar y de divertir a los invitados con su discurso, sin dar mayor importancia a uno de los dos contrayentes por encima del otro para no provocar malestar en las familias. En el equilibrio está la virtud.

También debe encargarse de escribir las lecturas a vuestro gusto de manera creativa y de adaptarlas a vosotros. Por eso es de enorme importancia que os conozca bien a los dos y que conozca vuestra historia de amor. Solo así podrá preparar un guión bonito y emocionante y diseñar una ceremonia personalizada para vosotros. Si conoce más a uno que a otro, encargaos de proporcionarle la información que le falte, preferiblemente en persona.

novios ceremonia al aire libre
AdobeStock

Claves del discurso

¿Quieres hacer un discurso inolvidable? Hay tantos tipos de discursos como maestros de ceremonias y parejas. Sin embargo, hay algunos bloques que recomendamos respetar para un desarrollo ordenado del acto.

La estructura de la ceremonia debe ser la siguiente:

1. Entrada de los invitados

2. Entrada del novio y la madrina

3. Entrada de la novia y el padrino

4. Saludo del oficiante. La duración ideal de una ceremonia es de unos 40 minutos, por eso conviene calcular bien los tiempos para que no resulte ni demasiado pesada ni muy rápida. Ensayar con anterioridad y llevar un guión detallado serán claves para su correcto desarrollo. El saludo del oficiante debe ser breve, no superior a cinco minutos. En él se expone el motivo de la celebración y se suele agradecer a los novios la confianza por haberle otorgado ese papel tan importante. El mensaje de bienvenida deberá dejar claro el tono de la celebración, más o menos formal, más o menos divertido o emotivo.

maestro de ceremonias boda
AdobeStock

5. Discursos de familiares o amigos. Una de las partes más emotivas de la ceremonia. Lo recomendado son 2 o 3 discursos como máximo. El maestro de ceremonias de la boda se encargará de ordenarlos a lo largo del acto y de dar paso a cada uno de los participantes. También puede intercalar algún discurso propio. Pueden ser discursos emotivos o divertidos, pero es importante que cuenten vuestra historia y celebren vuestro amor. Pueden versar sobre cómo os conocisteis, cómo sois, la relación de la persona que interviene con vosotros… Es importante que los discursos conecten con vosotros y con el resto de asistentes y que tengan una duración adecuada, ni excesivamente breve ni demasiado larga. Aquí encontrarás algunos ejemplos de discurso de ceremonia.

6. Aceptación del matrimonio. Cuando el oficiante de la boda es un representante legal, se leen los artículos 66, 67 y 68 del Código Civil, que son aceptados por los contrayentes. Cuando se trata de una ceremonia simbólica no es obligatorio leerlos, aunque casi todos los oficiantes suelen hacerlo para darle más solemnidad al acto. Esto es lo que dicen los artículos:

Artículo 66. El marido y la mujer son iguales en derechos y deberes.
Artículo 67. El marido y la mujer deben respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia.
Artículo 68. Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente.

7. Intercambio de los anillos
Algunas parejas deciden incluir rituales a lo largo de la ceremonia, que el oficiante se tendrá que encargar de conducir e integrar en el discurso. Es el caso, por ejemplo, de la ceremonia de la arena, en la que la pareja junta arena de dos lugares representativos para ellos en un solo recipiente simbolizando su unión, o de la ceremonia de las velas, en la que cada uno de los novios sostiene una vela en sus manos para encender juntos con ellas una de mayor tamaño.

novios besándose ceremonia junto al mar
AdobeStock

8. Despedida y firma (si se trata de un acto legal). El maestro de ceremonias dará la enhorabuena a los novios, agradecerá su presencia a todos los asistentes y les recordará dónde continúa la celebración.

Y hasta aquí todas nuestras recomendaciones acerca del maestro de ceremonias de boda, ¡esperamos haberte ayudado! Si, además de un gran maestro de ceremonias, buscas un emplazamiento de ensueño, visita Villa Laureana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas