fbpx
Oscuro Claro
¡Adiós arrepentimientos!

Si te preguntabas cuánto beber en tu boda, tenemos la respuesta. Este es, definitivamente, el punto ideal de alcohol. 

 

A menos que seas abstemio, estés embarazada o hayas decidido tener una boda seca, seguro que te has planteado ya el tema del alcohol. ¿Quieres poder recordar tu gran día y temes pillarte un pedo monumental? Hay un par de cosas que debes tener en cuenta.

Vas a tener muchas, muchas posibilidades de emborracharte a lo grande. Brindis infinitos, coctel de bienvenida, comida, barra libre. Está claro que el alcohol no va a faltar en tu boda y menos tus bebidas favoritas, por lo que la tentación será más grande.

Es posible que te hayan recomendado mantenerte alejado del alcohol pero, como todo en esta vida, no hace falta irse al extremo. Puedes beber, todo depende de cómo y cuánto. Hay formas de relajarse y pasárselo bien sin tener que arrepentirse.

Beber en tu boda: el punto ideal

Bastará con seguir estos 3 consejos. (No hace falta que nos des las gracias)

1.Conoce tus límites.

Lo último que quieres es despertar la mañana siguiente y darte cuenta de que no te acuerdas de nada después de la salida de la Iglesia. Para evitarlo, establece un límite de alcohol siendo consciente de tu aguante. Depende de la persona, pero si con 3 copas ya estás fatal no continúes por ese camino. Haz las cuentas sobre cuánto puedes beber o simplemente no te dejes llevar por la emoción y cuando veas que has bebido suficiente, para.

2.Come algo.

Puede parecer una tontería, pero a muchos novios se les olvida completamente el tema de la alimentación. Disfruta del banquete y los aperitivos, ¡que para eso tardaste tanto en elegirlos! Come (por dios), eso ayudará a que no te siente mal el alcohol.

3.Cuidado con las bebidas “sociales”.

Vas a brindar con mucha gente y se te acercarán con una copa cada dos por tres. Ten en cuenta que no estas cometiendo ningún pecado si rechazas un trago. ¿Nuestro consejo? Si el invitado insiste y no quieres ofenderle, acepta la bebida, toma un sorbo y déjala sobre una mesa cuando no esté mirando.

beber en una boda

¡Adiós arrepentimientos! Encuentra tu puntito alegre y disfruta, no hace falta que te desmayes o te arrastres por el suelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas