vestido de novia diana de gales
vestidos de novia ibicencos moños para novias
Niños de arras invitar a niños a boda
Búsqueda Menú

Sale a la luz el vestido de novia de repuesto de Lady Di 43 años después

Vestidos de novia ibicencos para verano 2024

Invitar a niños a la boda ¿Sí o no? Ventajas y desventajas

Oscuro Claro

La diseñadora Elizabeth Emanuel ha desvelado que creó otro diseño nupcial para la princesa ante cualquier imprevisto 

El 29 de julio de 1981, Diana de Gales y el entonces Príncipe Carlos se casaron en la catedral de San Pablo de Londres. La boda supuso un auténtico acontecimiento histórico y el vestido de novia de Lady Di se convirtió en el centro de todas las miradas. Se trataba de una pieza confeccionada en tejido de tafetán de color blanco marfil, con retales de encajes antiguos en la zona del escote y las mangas y diez mil aplicaciones de perlas y lentejuelas distribuidas por el corpiño.

Además, lo completó con un velo de tul de 140 metros de tela y una cola de siete metros de longitud. Una verdadera obra maestra que se expuso en el Palacio de Kensington firmada por David y Elizabeth Emanuel. Ahora, la diseñadora ha confesado que esta no fue la única creación nupcial para la princesa y ha desvelado que le creó otro vestido de novia de repuesto que nunca llegó a ponerse.

El vestido de novia de repuesto de Lady Di

Nada puede ser peor en una boda que que le ocurra algo al vestido de novia. Y eso es lo que David y Elizabeth Emanuel querían evitar en el enlace de Diana de Gales y Carlos de Inglaterra. Tal y como ha confesado la diseñadora, que por entonces estaba de lo más nerviosa, decidió, junto al que ahora es su ex marido, crear un diseño nupcial de repuesto para la princesa. “¿Y si alguien entra y roba el vestido o se mancha o hay un incendio o desaparece?, comenta que pensó y que por eso tomó la decisión.

Aunque la pieza nunca llegó a terminarse, la ha recreado para enseñársela al mundo y exhibirla en el Museo Virtual de la princesa Diana. Este diseño era distinto al que Diana llevó, sin la larga cola y con la parte delantera diferente. Presenta un escote en V pronunciado y adornado con volantes, manga larga y color blanco puro, no marfil.

Por otra parte, Elizabeth también ha desvelado algunos detalles del gran día y recuerda con cariño los momentos previos. “Cuando Diana venía para una prueba, había cientos de personas afuera esperando para verla. Tuvimos que poner contraventanas y trozos de tela de diferentes colores para despistar a los periodistas”, afirma. “Fue una boda de cuento de hadas“, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas