ESTÁS EN:

BodaMas El Corte Inglés
shares

Desde que anuncies que te casas hasta después de la boda y durante todo el proceso de organización, estarás sometida al escrutinio de infinidad de personas de tu entorno. Unos y otros tratarán de obtener información acerca de los diferentes aspectos de la planificación y te harán preguntas molestas. Te anticipamos algunas.

 

La curiosidad es gratis, y hay multitud de aspectos acerca de los que cotillear en el universo boda. Por eso recibirás numerosas preguntas molestas, intrusivas e inoportunas, ante las que no sabrás cómo reaccionar. Nuestra primera recomendación es que mantengas la calma. Ya sabes que te va a pasar, porque es natural, así que respira hondo y no le des mayor importancia.

En cuanto a tu reacción, tienes diferentes opciones. Puedes cambiar de tema rápidamente, hacerte la loca, o ser honesta y responder, o decir que prefieres no hacerlo.

preguntas molestas

Preguntas molestas a las que tendrás que enfrentarte

¿Estás segura de que quieres casarte?
Lo suelen preguntar personas cercanas, que, o bien te ven demasiado joven, o no acaban de ver a tu pareja lo suficientemente buena para ti. También es propia de personas que han fracasado en su matrimonio, que son infelices casadas o que tienen miedo al compromiso. Sea cual sea el caso, no le des mayor importancia. Es resultado del miedo que sienten quienes más te quieren. Confirma tu deseo de casarte con seguridad y calma, explicando que es una decisión muy meditada, y listo.

preguntas molestas

¿Cuándo es la boda?
Una manera sutil de preguntarte si le vas a invitar. Habrá quién te lo pregunte directamente, sin un ápice de tacto, y que te pondrá en una situación embarazosa si no está en tu lista ideal de invitados. Suele ser frecuente, por ejemplo, en compañeros de trabajo, en familiares lejanos o en conocidos que sienten que tienen una relación de amistad especial contigo, pero que no es tal en realidad.
Si no quieres invitar a nadie de tu entorno laboral, o solo a los amigos más cercanos, explica que va a ser una boda pequeña e íntima.

preguntas molestas

¿Pueden venir mis hijos?
O, «¿puedo llevar compañía?», «¿puedo ir con mi pareja?» Hay quien no entiende que cuando en la invitación no se incluye la coletilla “y pareja” o similar, es porque es personalizada y excluyente. Si tu lista de invitados no es flexible, explica que no puedes añadir a nadie más y que buscarás un lugar agradable para esta persona.preguntas molestas

¿A cuántas personas puedo invitar?
Es la típica pregunta de los padres de los novios, que entienden que tienen derecho a llevar su propia lista de invitados a la boda y que tienen compromisos propios. Si no queréis ver más personas en vuestra boda que las que vosotros invitéis, debéis hablar claramente de ello desde el principio. Tal vez prefiráis negociar en algunos casos, pero debéis tener claro que se trata de vuestra boda y vosotros ponéis las normas.

¿Os casáis para tener familia?
O, «¿y los niños para cuándo?» Es muy común preguntar por los hijos cuando alguien anuncia que se casa. Ármate de paciencia y prepárate para escuchar este tipo de preguntas molestas una y otra vez. ¿La respuesta perfecta? Aún no lo hemos decidido, vamos paso a paso.

preguntas molestas

¿Cuánto os vais a gastar en la organización?
Tema incómodo donde los haya, como todos los que se refieren a aspectos económicos, es primo hermano del “¿cuánto os cuesta el cubierto?”, ¿quién va a pagar la boda?, “¿os hacen precio por número de invitados?”, “os debéis de estar gastando una pasta, ¿verdad?” o “esa finca es muy cara, ¿verdad?”.
No dejará de sorprenderte (y de molestarte) el interés de algunas personas por conocer la cantidad de dinero invertido, por descubrir vuestra capacidad adquisitiva, o por hacer suposiciones acerca de vuestro nivel de endeudamiento en relación con la organización de la boda. ¿Lo mejor? Responder con evasivas, sin dar ninguna explicación.preguntas molestas

¿Os salió a cuenta la boda?
Una pregunta derivada de la anterior que se suele hacer a posteriori, pero que no por eso resulta menos molesta. Es la curiosidad de quienes consideran la boda un negocio y quieren saber si ganasteis dinero con ella. Te pueden preguntar desde si os sobró dinero para invertirlo en vuestra luna de miel, si “lograsteis” que cada invitado pagase su cubierto o directamente cuánto dinero ganasteis con la boda. Podéis decir que no hicisteis ningún cálculo porque no lo considerasteis importante, o que desconoces ese dato.

TAGS:

Comentarios

Relacionados

Comentarios

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X