vestidos diferentes para damas de honor
Búsqueda Menú

Una pareja logra 30.000 firmas para que dejen entrar a su perro Mak a su boda

Vestidos para damas de honor 2024: los más cool del momento

Aitana se viste de novia por primera vez con un vestido de Redondo Brand

Oscuro Claro

Esta pareja se casa el próximo 28 de octubre en una boda civil que se llevará a cabo en el ayuntamiento de Vitoria

Ellos son Conchi Marcos y Roberto Mendo. Se conocieron hace casi 15 años a través de una red social y, aunque ahora esta forma de conocerse sea de lo más usual, hace años los trataban de locos, como ellos mismos cuentan: “hoy en día está normalizado, pero entonces nos decían que estábamos locos”. Ahora quieren dar un paso más en su relación y darse el “sí, quiero”. Estos vitorianos se casarán el próximo 28 de octubre pero no quieren hacerlo sin su perro Mak. Desafortunadamente, el consistorio municipal les ha denegado esta posibilidad. El ayuntamiento de su ciudad ha negado la presencia de Mak al enlace. “Estamos luchando por nosotros y también por otras parejas”. 

Mak, un invitado de lo más especial

Mak es un mestizo de 10 kilos que tiene reservado un papel especial en este enlace. La pareja quiere que él sea el encargado de llevar los anillos de boda pero a unos días de la boda, aún no saben si podrá asistir. Para hacer cambiar de opinión al ayuntamiento, la pareja ha iniciado una campaña de recogida de firmas en Change.org, donde han logrado casi 30.000 firmas en tan solo cuatro días. Conchi y Roberto se sienten arropados por todas las personas que han firmado y que apoyan su decisión.

“Con la reforma del Código Civil, los animales tienen un estatus jurídico diferente al de las cosas, por lo que son considerados seres vivos dotados de sensibilidad y se les considera miembros de la familia. Los legisladores reconocen la existencia del vínculo emocional y afectivo entre las personas y los animales de familia. Por lo tanto, por ley, los animales son ya parte de la familia, y no existe ninguna razón”, señala la pareja en su página de Change.org.

Desde el ayuntamiento de Vitoria aclaran que el asunto lo están estudiando los servicios jurídicos y creen que podrán solucionarlo con “una autorización puntual acompañada del cumplimiento de una serie de condiciones”.  No sabemos qué desenlace tendrá esta historia lo que sí tiene claro la pareja es que “este es un proyecto de familia y Mak es miembro de ella”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas