ESTÁS EN:

En los últimos tiempos hemos tenido que adaptar nuestro día a día a rutinas diferentes de vida debido a la pandemia que vivimos desde marzo de 2020 y esto ha supuesto un cambio importante en la manera de celebrar.

 

Las reuniones, así como los eventos como bodas, bautizos y comuniones, que siempre han servido de excusa para reunir a familiares y a amigos a fin de compartir la ilusión de celebrar algo que es motivo de felicidad, han tenido que ser aplazadas en un principio de la pandemia.

Sin embargo, poco a poco volvemos a retomar las celebraciones de estos eventos con las restricciones y medidas que la situación requiere en este momento. Hemos pasado de bodas multitudinarias a bodas donde se limitaba el número de invitados a un centenar. Mientras que los peques de la casa, que esperan ansiosos el día de su comunión y la ilusión de compartirlo con familiares y amigos, han tenido que esperar un año para poder celebrar su gran día.

Mayor intimidad en las nuevas comuniones

Las nuevas comuniones se celebran más íntimas, y a veces, en casa. Así fue la comunión de Martina, en la que nos hemos colado para vivir un poquito más de cerca como se celebran los nuevos eventos donde la creatividad está garantizada por su madre, la diseñadora María Jesús Lósater.

Quizás, una de las cosas más características de esta comunión es el cambio en el tipo de evento. De la clásica celebración en un restaurante con menú cerrado y un número mayor de invitados, a una celebración entrañable en un jardín de decoración exquisita con un riquísimo buffet y unas niñas que disfrutaban de una tarde juntas.

Como en los inicios, se reunió la familia estricta y a un pequeño grupo de amigas de Martina en el jardín de su casa con deco floral de @materialesparatocados para disfrutar de un almuerzo que estuvo a cargo del catering @tuotracocina.

María Jesús ha compartido tiempo con su hija Martina realizando las cajitas de recordatorios entre ambas.

Los recordatorios han consistido en unos marcadores de páginas con una acuarela de Juanma Herrera, ceramista y pintor, quien también ha realizado las muñecas de cerámica.

“He vivido la organización con mucha ilusión. Tuve que postponer la comunión de Martina. Teníamos cerrado un restaurante y teníamos muchos más invitados. Sin embargo, cuando modificamos fecha y con todo lo acontecido, cambié el chip. Estoy muy contenta de haber compartido todo el proceso con Martina y de que haya sido un evento mucho más íntimo y trabajado por nosotras”, explica María Jesús Lósater.

Para endulzar la merienda de las niñas, madre e hija decidieron poner una mesa dulce de @ainhoaandco con una tarta personalizada de @mr.cakesevilla.

Para la coordinación del evento María Jesús ha contado con @renataenamorada.

Sencillez, elegancia y sobre todo mucho cariño han hecho brillar un día tan especial vivido de una forma totalmente diferente.

 

“Voy a recordar este día con mucho cariño. Porque, aunque al principio me pareciera que no podía disfrutarlo con todas las personas que quería, al final, ha sido un día muy especial y entrañable”, asegura María Jesús Lósater.

 

TAGS:
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados


Comentarios

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Únete a LucíaSeCasa

Únete a LucíaSeCasa

¡Únete a nuestra newsletter y no te pierdas nada de LucíaSeCasa!

¡Felicidades! Te has suscrito a nuestra newsletter.

X