fbpx
Oscuro Claro

Que Kiko Rivera ha sido el centro de todas las miradas el pasado año no es un secreto para nadie.

 

El hijo de la tonadillera fue el gran protagonista de “La herencia envenenada”, como así denominaron los medios a la trifulca de Isabel Pantoja con su hijo.

Boda Kiko Rivera e Irene Rosales

La boda de Kiko Rivera fue un montaje

Ahora que parecía que su relación daba un giro de 180º para tornarla hacia el amor y el cariño, Kiko Rivera vuelve a convertirse en el “ojo” del huracán.

El 7 de octubre de 2016, Kiko Rivera e Irene Rosales protagonizaron su gran día: su boda. Sin embargo, ¿fue real la boda del dj? Para sorpresa de todos, no.

Ha sido el periódico La Razón el encargado de dar la noticia: la boda de Kiko Rivera fue un montaje “para que Rosales no pidiese más la formalización legal de la relación y para rentabilizarlo a sabiendas de que no tenía ninguna validez”, tal y como se puede leer en el medio.

Al parecer, la pareja nunca llevó el papel al Registro Civil pero, ¿lo sabía Irene Rosales? Al parecer no. La televisiva se enteró a los dos años, con el nacimiento de su hija Carlota. Al principio pensó que era un error burocrático pero poco tiempo tardó en comprender que no estaba casada.

“El problema que nosotros tuvimos es que nos íbamos a casar el mismo día de la boda pero se nos extraviaron unos papeles. Entonces como yo ya tenia todo organizado dije ‘no pasa nada’. Pero el caso es que ya se me perdieron los papelitos. Como yo me casé en Sanlúcar y me tenia que casar en el ayuntamiento de ahí digo, ‘pues mira, como ya hemos hecho la boda ya voy a pasar todos los papeles por el ayuntamiento de Castilleja’. Cuando ya fui yo a pedir todas las citas para el  ayuntamiento de Castilleja, cada vez que me iban a dar la cita no podía”, ha explicado Irene en el programa Viva la Vida.

“Simplemente tuve que ir posponiendo la boda porque en ese momento mi padre ya estaba muy malito, le daban crisis epilépticas y todas las semanas teníamos que ir al hospital pensando que se nos iba hasta que ya se lo pudimos controlar. Yo ya me quedé embarazada en 2018 y a finales de 2018, que era cuando teníamos planeada la boda, decidimos entrar en GH Dúo y justamente nos casamos al salir del programa, fuimos a firmar con dos testigos y fin”, sentenciaba Irene Rosales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas