fbpx
Oscuro Claro

El mes de septiembre pensabas que eras una persona renovada y con unos propósitos firmes y convincentes. Por eso, el día 1 te apuntaste al gimnasio. ¡Había que bajar todos los excesos del verano! Estabas dispuesta a eliminar de tu cuerpo todas esas calorías innecesarias. Sin embargo, el procedimiento ha sido un poco distinto a lo esperado. 

Si estás lamentando haber pagado dos meses de gimnasio en los que, la verdad, no has ido mucho… No te preocupes, tenemos el consuelo y la solución.

calorías
Visto en Pinterest

¿Sabes cuántas calorías se queman cuando practicas sexo?

O puede que te hayas obsesionado con que debes salir a correr pero, por otro lado, te da pereza solo de pensar que el frío se acerca (y eso que todavía no ha llegado) y que en casa se está mucho más agustito (razón no te falta). Por eso, hemos descubierto el mejor remedio, el secreto mejor guardado, lo que todas estábamos esperando: quemar calorías sin salir de casa. ¡Haleluya!

Si, además, tienes novio, esto te va a venir genial, y sospechamos que a él también. ¿Sabes cuántas calorías se queman cuando practicamos sexo? 

– El masaje. La clásica excusa de ‘Cari, dame un masaje’ que encierra un pensamiento mucho más oscuro pero que en el final, todos seremos felices, quema unas 80 calorías. ¿Dónde están esos aceites aromáticos que compraste? Es el momento de usarlos.

– Darse la mano. Coger la mano a tu pareja también quema calorías. ¡Madre mía! Si pensábamos que no estábamos haciendo nada,  estábamos equivocadas. Aproximadamente, quemamos unas 100 calorías.

– Darte el lote con tu pareja. Por cada media hora en la que el corazón parece que se te va a salir por la boca, hay 230 calorías menos en nuestro cuerpo. Seguro que ya no tienes tanta prisa porque tu hombre acabe pronto.

sexo planificado

– Sexo oral. 100 calorías es lo que se estima que vas a perder mientras estás en las nubes.

Gemir. ¿Eres de las tímidas? Ha llegado el momento de pasar al lado más salvaje: entre 18 y 30 calorías puedes perder con cada grito. Y cuanto más alto, mucho mejor.

Ya tienes la excusa perfecta para comenzar a hibernar y no tener remordimientos por no ir al gimnasio: puede que incluso quemes más calorías con tu chico que con el sudor de toda la gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas