fbpx
Oscuro Claro

Hace un año de la boda de Boris y Carrie Johnson y, después de tanta espera, la pareja ya ha podido celebrar la fiesta de su boda

La ceremonia fue íntima, apenas contó con 30 invitados debido a las restricciones por la pandemia que había en aquella fecha. Recordamos aquí el día de su boda. Tras el enlace, los novios no pudieron celebrar el gran día, además habían sido recientemente multados por la famosa fiesta de cumpleaños que realizó el primer ministro en pleno conocimiento. La pareja decidió hacer las cosas bien en su boda y esperaron para poder celebrar el gran día por todo lo alto.

La celebración de boda de Boris Johnson

En un principio, la boda se iba a celebrar en la mansión oficial de Chequers pero la dimisión de Boris en su cargo político obligó a cambiar el lugar de la ceremonia. Finalmente se llevó a cabo en Daylesford House, la mansión de estilo gregoriano del siglo XVIII que está a nombre de Lord Anthony Bramford, uno de los más generosos donantes del Partido Conservador. Esa fue la ubicación escogida por el matrimonio.

Se colocó una carpa a mediados de la semana pasada en los jardines de la mansión y eso levantó todas las sospechas del evento. Los novios contrataron una barbacoa de estilo sudafricana, algo que dio un toque eco-chic a la celebración, como deseaba la novia. Entre los invitados destacaron Stanley Johnson, el padrino, Rachel Johnson, hermana del ministros, miembros del gabinete, el ministros de Oportunidades del Brexit, Jacob Rees-Mogg y protagonistas del ‘Partygate’. Quien no recibió invitación alguna fue David Cameron, a pesar de que vive cerca del lugar de la celebración. Algunos excompañeros del ministro pudieron haberse pasado para darle la enhorabuena a la pareja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas