ESTÁS EN:

shares

El ramo de la novia recoge los sentimientos más sinceros de la novia: la felicidad, la emoción, la ilusión de emprender un nuevo viaje lleno de aventuras junto a la persona elegida y sobre todo de aprender el uno del otro.

 

La mayoría de nosotros reproducimos las mismas tradiciones el día de nuestra boda sin conocer su origen y significado. Todos nos intercambiamos los anillos, el ramo de la novia es incuestionable, la mayoría de las novias visten de blanco…

Sin embargo, el ramo de la novia es mucho más que un accesorio: es un símbolo de feminidad que, junto a todos los sentimientos en forma de flores que representa, acompañará a la mujer de camino a la ceremonia en uno de los días más importantes de su vida.

Fotografía: Yabiku Wedding Photography

Con nuestro “Manual de Bodas”, la Agenda Boheme, además de guiaros y de ofreceros una agenda completísima de cara al gran día, pretendemos daros a conocer el origen y el significado de todas estas tradiciones y costumbres que habéis decidido adoptar o, por el contrario, eliminar de vuestra boda. Para que la decisión no dependa únicamente de si os gusta más o menos o si es tendencia. De una de ellas en particular, el ramo de la novia, es de la que vamos a hablar hoy.

Agenda Boheme

Fotografía: Yabiku Wedding Photography. Agenda Boheme

El ramo de la novia: orígenes y curiosidades

Las novias eligen con delicadeza la forma y los colores de su ramo, haciendo muy íntimo este pequeño tesoro. Pero como todo lo que rodea al día de la boda, el ramo de la novia procede de una tradición.
El origen del ramo de la novia llega como otras muchas costumbres arraigadas de la edad faraónica, pero entonces el ramo de la novia se utilizaba con otros fines.

Desde hace miles de años hasta el siglo XIX, las novias cargaban con un manojo de hierbas aromáticas, el eneldo entre ellas e incluso ajos, para alejar a los malos espíritus y atraer la felicidad, la esperanza y la fertilidad. Es lo que después se ha transformado en el ramo de la novia, que ha llegado a tener varias formas, desde la de collar a la de un manojo enorme que casi podía cubrir a la novia.

En el siglo XIX empezaron a sustituirse los ajos por flores como el azahar y las caléndulas para perfumar a la novia y, poco a poco, el ramo fue adoptando la forma que tiene en la actualidad, con su simbolismo actual.

Durante la época victoriana los amantes intercambiaban mensajes de amor secretos camuflados en las flores en visitas furtivas de los novios a las alcobas de las novias. Después, las novias llevarían al altar el ramo elaborado con estas flores. Solo la pareja sabía el verdadero significado de este ramo de la novia y el amor que simbolizaba. ¿No os parece súper romántico?

El ramo de la novia

Fotografía: The Red Yarn

En algunas culturas el ramo de la novia lo ofrecían después del casamiento a los dioses, y otros se comían parte del ramo antes del banquete, ya que el eneldo es afrodisíaco.

Pero en la actualidad hay varias tradiciones según el país y la cultura de los novios. La más habitual es la de tirar el ramo de la novia después de la ceremonia a las invitadas solteras, y la afortunada que lo coja será la siguiente en casarse.

Aunque esta tradición se encuentra muy arraigada en EEUU, algunas fuentes indican que podría tener diferentes orígenes. Una de ellas, datada en el siglo XIV en Francia, cuenta que los hombres tenían la extraña costumbre de perseguir a la novia para conseguir su liga. Está costumbre fue evolucionando con el tiempo: primero la novia pasó a tirar la liga al salir de la iglesia, algo un poco escandaloso, y más adelante la liga fue sustituida por el ramo de la novia.

El ramo de la novia

Fotografía: Ackley Fotografia / Finca: Alquería de Galim

Otro posible origen procede de la antigüedad. Se cuenta que el ramo de la novia tenía que pasar por tres manos antes de llegar a ella y que, después, ella se lo tenía que dar a una invitada soltera. En España está tradición no está muy arraigada, ya que la novia deposita muchos sentimientos en el ramo de la novia y a menudo prefiere guardarlo como recuerdo o regalarlo a una persona muy especial y, con él, todos los sentimientos que representa.

En la actualidad hay novias que hacen ramilletes de novia pequeños para regalar a sus personas especiales y ellas se quedan con el ramo de la novia original. Aunque, por tradición, los ramos son de flor natural, cada vez se opta más por nuevos materiales y especies resistentes para que los ramos de novia sean más duraderos. También se recurre cada vez más a flores preservadas o artificiales que pueden combinarse con pedrería u otros materiales, convirtiendo el ramo de la novia en una verdadera joya. Estos materiales o elementos serán elegidos por la novia en función del estilo de su boda. Por ejemplo, en una boda de playa se pueden combinar las flores con estrellas, caracolas, conchas, corales, e incluso también con algo de pedrería.

Los colores y la forma del ramo de la novia

Los colores y la forma del ramo de la novia dependerán del vestido y del estilo de la protagonista: grandes, pequeños, clásicos, asilvestrados… Sea como sea, el ramo no debe pesar mucho, es importante que sea cómodo de llevar y manejable.

Sin lugar a dudas a nosotras, como españolas que somos, nos gusta el detalle de guardar el ramo. Sin embargo, cuando alguna de nuestras “novias boheme” ha decido lanzarlo ha sido ¡muy, muy, muy divertido!

El ramo de la novia

Fotografía: Ackley Fotografia / Finca: Alquería de Galim

Así que, si no depositas demasiados sentimientos en el ramo de la novia, es una buena elección tirarlo de espaldas a las invitadas solteras. ¡Será un momento sensacional de la boda! Eso si, aunque la tradición marca que hay que hacerlo al salir de la iglesia, será un momento muy top si lo dejas para después de la tarta o del baile nupcial.

Esperemos que os haya gustado saber un poquito más de nuestras tradiciones y costumbres. Si es así, tenemos un montón de curiosidades más para contaros. ¡No os las perdáis, no tienen desperdicio!

Melani y Adah Calabuig
Hermanas Boheme

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X