ESTÁS EN:

Índice de contenidos

La sobrina de Lady Di se ha casado con su novio, Michael Lewis, en una boda sorpresa en Roma. Un enlace al que no han asistido sus primos William y Harry.

 

Este pasado fin se semana ha sido un revuelo de bodas. Hace unos días contábamos cómo fue el enlace de la influencer y aristócrata Lucía Bárcena con Marco Juncadella. Pero sin duda, a nivel internacional, la boda de Lady Kitty Spencer ha dado aún más que hablar. Lady Kitty Spencer, de 30 años, es la hija mayor del conde Spencer, hermano pequeño de la princesa Diana, y se ha casado por sorpresa este fin de semana en Roma. Ha dado el «sí, quiero» al millonario Michael Lewis, 32 años mayor que ella. Llevan juntos desde el verano de 2018 y se comprometieron hace algo más de año y medio.

Para la joven este ha sido su primer matrimonio, mientras que para su esposo es el segundo. Lewis está divorciado y tiene tres hijos.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Dolce&Gabbana (@dolcegabbana)

Durante el enlace, la joven no ha estado muy arropada por su familia. Su padre la ha desheredado recientemente, decidiendo que sea su hermano menor quien herede todas las propiedades de la familia. Pero lo medios de comunicación no solo se han hecho eco de esta ausencia. También de la de sus primos William y Harry, que tampoco han asistido a la fiesta, celebrada en Roma.

Boda de Kitty Spencer

La pareja se dio el «sí, quiero» en la Villa Aldobrandini, una mansión a las afueras de la ciudad que fue construida en 1566. Fueron cinco veces las que la novia se cambió de vestido, todas ellas con creaciones exclusivas diseñadas por los italianos Dolce & Gabbana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de Dolce&Gabbana (@dolcegabbana)

 

El primer vestido, el principal, fue un vestido de manga larga y cuello vuelto con una gran falda abullonada por delante y por detrás, acompañado de un larguísimo velo de tul. Una creación de inspiración victoriana, elaborado especialmente para la novia en encaje blanco «Para el vestido principal, quisimos mantener un corte limpio y bastante tradicional, pero que al mismo tiempo tuviera un encanto atemporal», explicaron Stefano Gabbana y Domenico Dolce. El segundo, un vestido azul de tul bordado con flores en lila con capa a juego; otro con cuerpo verde y falda blanca con flores; un cuarto en blanco de lentejuelas y pedrería y el quinto con incrustaciones en dorado.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Dolce&Gabbana (@dolcegabbana)


La novia decidió no llevar en ningún momento la tiara Spencer, la joya familiar que su tía lució en su boda, al igual que sus otras dos tías paternas. La celebración se llevó a cabo en la finca mencionada, con un gran palacete y grandes jardines, construido a finales del siglo XVI, a unos 40 minutos de Roma. Un lugar muy acorde con los novios que recogió una de las bodas internacionales más importantes de este verano.

 

TAGS:
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Únete a LucíaSeCasa

Únete a LucíaSeCasa

¡Únete a nuestra newsletter y no te pierdas nada de LucíaSeCasa!

¡Felicidades! Te has suscrito a nuestra newsletter.

X