ESTÁS EN:

shares

En abril de 2009 Salma Hayek y François-Henri Pinault se dieron el ‘sí, quiero’.  La ceremonia fue un espectáculo de lujo y elegancia que tuvo lugar en la ópera La Fenice de Venecia.

En abril de 2006, Salma y Pinault se conocieron en una exposición en Venecia. La actriz mexicana era la invitada de honor de los Pinault en la inauguración del Palacio Grasse, que albergaba la colección de arte contemporáneo de François Pinault, padre del novio.

La boda de Salma Hayek y François-Henri Pinault

En la hora de la cena, los que se convertirían en marido y mujer se sentaron juntos. El amor surgió y, al día siguiente, el propietario de firmas como Gucci, Yves Saint Laurent o Balenciaga, hizo que le compraran todas las películas protagonizadas por Salma Hayek. Tal fue su flechazo que en marzo del siguiente año ya esperaban el nacimiento de su hija, Valentina Paola.

Su enlace despertó la incertidumbre de todos sus fans, ya que en marzo de 2008 anunciaron su compromiso, pero meses más tarde Salma confesó:«Yo no siento necesidad de casarme. Uno quiere envejecer con alguien, tener pareja y tener hijos. Yo ya tengo todas esas cosas. Algunas personas necesitan un papel, pero nosotros necesitamos más de una fiesta. Somos felices viviendo así. Él vive en París y Valentina y yo pasamos la mayor parte del tiempo en Los Ángeles. Para muchos esto es una locura, pero entendamos que es una relación única’’.

Finalmente, Salma y Pinault se casaron el 25 de abril de 2009 y, contra todo pronóstico, a su enlace no asistieron miles de invitados, como todo el mundo esperaba. Por el contrario, la ceremonia fue íntima y estuvo presenciada por cerca de 150 familiares y amigos, entre los que se incluían rostros conocidos como Penélope Cruz, Charlize Theron, Edward Norton, Bono y Anna Wintour. Salma Hayek dio el ‘sí, quiero’ con un vestido de Balenciaga confeccionado por Nicholas Ghesquiere. Fue un diseño de corte clásico, hecho completamente a medida. La parte superior era de estilo romántico con escote en forma de ‘V’, mientras que el resto del vestido se ajustaba a la cintura para dejar caer la falda de corte princesa.

Como complementos, Salma Hayek lució un tocado colocado sobre un moño alto junto al tradicional velo. La actriz mexicana apostó por unos pendientes largos, que favorecían mucho la forma ovalada de su rostro, y optó por no introducir más complementos en su outfit. Una decisión muy aplaudida, ya que el diseño del vestido era bastante llamativo por sí mismo. Uno de los grandes protagonistas en su look fue el ramo, compuesto por orquídeas y jazmines con cristales. El día de la boda de Salma Hayek y François-Henri Pinault, la actriz llegó al teatro La Fenice a las tres de la tarde vistiendo un sencillo vestido rojo. Era su asistente la que transportaba el look de la novia. Por su parte, Pinault llegó a las seis de la tarde vistiendo un sobrio traje oscuro, en compañía de su amigo y productor Felipe Fernández del Paso.

A las siete Salma y François se disponían a darse el ‘sí, quiero’ en el salón Apolline, en el segundo piso de La Fenice. Valentina Paola, la hija de Salma Hayek y François-Henri Pinault, junto a los dos hijos del anterior matrimonio de François, fueron los encargados de tirar los pétalos en el pasillo a través del que caminarían sus padres como recién casados. Además, durante la ceremonia los invitados entonaron el tema ‘Over the rainbow’. Más tarde, los invitados pudieron disfrutar de una cena con menú italiano, cócteles y, por supuesto, la famosa tarta nupcial.

En cuanto a la decoración del lugar, las rosas blancas y rojas, las orquídeas blancas y las begonias fueron las grandes protagonistas, mientras que cuarenta guardias salvaguardaban la fiesta ofrecida por los recién casados, que terminó cerca de las cuatro de la mañana. Salma, Woody Harrelson y Charlize Theron subieron al escenario para unirse al cantante Bono y cantar la aclamada canción ‘Stand by me’. En la celebración se hizo una fiesta exótica de máscaras en Punta Della Dogana. Se calcula que la boda de Salma Hayek pudo alcanzar un valor aproximado de 3,5 millones de dólares.

Sin embargo, no fue la única boda de esta pareja. En 2018, la actriz nos sorprendía con un post en Instagram en el que insinuaba que había vuelto a dar el ‘sí, quiero’ a su ya marido, François-Henri Pinault, quien la sorprendió mientras disfrutaban de unas vacaciones en familia en la Polinesia Francesa: “El mejor momento de este verano fue cuando mi marido me organizó una ceremonia sorpresa para renovar nuestros votos matrimoniales. Yo hubiera escogido otro vestido, pero me dijeron que íbamos al spa”.

La pareja lleva ya 14 años felizmente casada y sus muestras de amor nunca cesan: «Hoy hace 14 años conocí a mi alma gemela. Y después de la prueba del tiempo e inclusive la prueba de la cuarentena me siento muy bendecida de haberte encontrado y entre más te descubro más crece mi amor por ti. Feliz aniversario mi Amor. #love #soulmate”, escribía recientemente la actriz en su cuenta de Instagram.

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X