ESTÁS EN:

shares
La estilista y florista Amy Merrick se ha casado en Suiza, con una boda muy romántica y sin apenas invitados debido a la pandemia.

 

El coronavirus no ha podido con Amy Merrick y su esposo. La americana, famosa por su fantástica profesión como florista y estilista, ha puesto a prueba a la pandemia y ha demostrado que nada ni nadie puede acabar con el fuerte amor de las parejas. Se ha casado en Suiza con Philip Shelley, su amor de toda la vida. Un enlace que se ha celebrado por lo civil y del que conocemos todos los detalles.

La boda de Amy Merrick

Esta boda es de esas que te llenan de inspiración, de estilo. Ha sido una boda íntima a causa de la pandemia, casi sin invitados, pero muy romántica. «No ha sido exactamente como habíamos imaginado, ya que nuestras familias no pudieron estar con nosotros, pero fue igual de hermoso, emocionante y tierno. Llena de agradecimiento en un mundo que parece ser más duro cada día, al menos estaremos juntos, siempre, sin importarnos las restricciones de los viajes y la agitación mundial», ha comentado Amy Merrick.

Pero conozcamos los detalles que demuestran que esta boda ha sido perfecta.

1. El vestido de novia

Su vestido de novia nos ha recordado mucho al vestido que lució Audrey Hepburn en su boda secreta con Andra Dotti. Amy eligió un traje de chaqueta mini en color amarillo, con velo y salones a juego como Audrey, pero le dio un toque sesentero con el velo y la chaqueta, al más puro estilo Bianca Jagger. El amarillo es el color que elegían en la antigua Grecia para casarse, aunque pasó a la historia por la boda de Elisabeth Taylor, que lo eligió para desafiar a la mala suerte.

vestidos de novia cortos

Boda Amy Merrick

2. El ramo

Amy Merrick, como experta florista, confeccionó su propio ramo en la misma gama que el vestido de novia: blanco, amarillo y anaranjado. Un ramo bouquet repleto de rosas, dalias, lirios y claveles. ¡Nos encanta!

3. El viaje de novios

«Al día siguiente de nuestra boda cogimos un tren hasta lo más profundo de los Alpes, rumbo a nuestro hotel favorito». Se trata del Hotel Palazzo Salis, un pequeño edificio histórico con 16 habitaciones y un acogedor restaurante en las montañas de Val Bregaglia.

4. Fotógrafo

Amy Merrick eligió a la artista suiza Molly Zaidman, conocida por trabajar con luz natural. Las imágenes quedan naturales, auténticas y con un toque de misterio.

¿Qué os parece esta boda? Así son las bodas del coronavirus: enlaces sin casi invitados y lunas de miel sencillas y románticas, perfectas para desconectar después de los nervios de la boda.

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X