ESTÁS EN:

shares

Catarina y David se casaron el pasado 23 de mayo, en pleno estado de alarma por COVID-19. ¿El resultado? Una boda muy diferente, mágica y muy especial.

 

Catarina Santos es de Viseu, una ciudad ubicada al norte de Portugal. Viajó a España para hacer una especialización de Alta Costura en la escuela CEADE de Sevilla. Es toda una apasionada de la cultura española, el flamenco y el mundo del caballo, por eso eligió Sevilla para iniciar su proyecto. Fundó su propia marca de alta costura: Santos Rodrígues Couture.

David Peralta es de Asunción, Paraguay. En 2007 comenzó sus estudios de Derecho en Sevilla. Se acabó enamorando de la ciudad hispalense y decidió fundar allí su despacho de abogados: Peralta Roja Abogados.

Fotografía: Ivo Sousa

La pareja se conoció en febrero de 2018 en clases de sevillanas. Catarina deseaba vivir el sentimiento de la Feria de Abril de la manera más real posible, y qué mejor manera que aprendiendo sevillanas para posteriormente hacerlo en la feria. Tras dos meses de clases, aún como buenos amigos, decidieron trasladar lo que habían aprendido en esos meses de clases a las casetas de la feria. Allí, un 17 de abril, día del cumpleaños de David, surgió el amor, en medio de bailes y trajes de flamenca.

Un año después, el 7 de mayo de 2019, tras la cuarta y última parte de una sevillana, David hincó la rodilla en medio de la caseta de la feria para pedirle matrimonio a Catarina. Todos los presentes corearon el mítico «SÍ, QUIERO». Días después fijaron la fecha de su boda en el 23 de mayo de 2020. Comenzaron entonces los preparativos. La pareja decidió celebrarlo por todo lo alto, con unos 200 invitados, incluyendo las familias de Portugal y Paraguay.

Fotografía: Ivo Sousa

El fin de su sueño, la pandemia

Catarina y David estaban muy ilusionados hasta que el 14 de marzo, estando David en Washington, en medio de una creciente pandemia por el Covid-19, España declaró el estado de alarma y con él toda la ilusión de nuestros novios desapareció. De forma inmediata el catering les comunicó la cancelación de la prueba del menú.

Fotografía: Ivo Sousa

«Desde ese día vivimos un mar de lágrimas y dudas. Nada estaba claro. ¿Cuánto duraría esta situación? ¿Podrían viajar nuestros padres desde el extranjero? Poco a poco nosotros mismos empezamos a responder a nuestras preguntas. Iba a ser imposible tener nuestra despampanante boda con más de 170 invitados y todo lo que habíamos contratado e ideado con tanto amor y detalle», nos explican los novios.

La respuesta para nuestro novios: Fe, Amor y Esperanza

En medio de toda la frustración, nuestros novios solo tenían un pensamiento como creyentes: «Dios sabe lo que hace». En ese pensamiento empezaron a encontrar una enorme paz y el convencimiento de que lo importante por encima de todo era la declaración de su amor ante Dios. El resto ya vendría en un futuro.

Fotografía: Ivo Sousa

Nuestros novios lo tenían claro, se casarían el 23 de mayo. No iban a dejar que el Covid-19 les robase su amor. Una semana antes hablaron con la Iglesia Bautista Fe de Sevilla, a la que la pareja pertenece, y con el fotógrafo Ivo Sousa, ahora amigo del alma de la pareja. Nuestros novios solo le pidieron a Ivo Sousa un par de fotos de recuerdo para su boda pero explotó la locura y la creatividad. El fotógrafo se puso en contacto con sus amigos del mundo de las bodas y con los proveedores y así crearon ¡la pequeña gran boda!

Fotografía: Ivo Sousa

Los novios tuvieron una boda con apenas 15 invitados, entre mascarillas y gel desinfectante. Pero nada pudo con ellos, llevaron su ilusión a la realidad. Los amigos y familiares de la pareja pudieron ver la transmisión en directo de la ceremonia a través de Facebook Live.

Fotografía: Ivo Sousa

«Todo fue muy rápido», dicen nuestros novios. «En menos de una semana pasamos de no tener nada a tener el Hotel Boutique Casa Colón», que abrió exclusivamente para ellos para que se pudieran vestir y salir juntos de allí. Adrián Toscano, un referente de los videos en las bodas en el Sur de España, se encargó de todo el trabajo audiovisual y realizó este precioso trabajo.

¡Qué video tan emocionante y qué guapos están nuestros novios!

El ramo de novia y los arreglos florales fueron elaborados por Nubes de Azahar, con la ayuda de Sí quiero Pavoneo, que estuvieron a cargo de la decoración de la iglesia. Todo esto coordinado por Ivo Sousa.

Fotografía: Ivo Sousa

Catarina y David: los novios

El gran día llegó y los novios tuvieron una «Pequeña gran boda» de la forma más perfecta y especial posible.

Fotografía: Ivo Sousa

  • La novia

Catarina, a través de su firma Santos Rodrígues Couture había diseñado un vestido inspirado en la situación en la que estamos. La boda tenía que tener un vestido especial para la ocasión. Un traje de novia atípico, de cortes limpios, volumen en las mangas, detalles en color negro y una singular cola en forma de lazo. Caterina diseñó y confeccionó su propio vestido en tan solo cuatro días.

Fotografía: Ivo Sousa

  • Zapatos

El vestido fue acompañado por unos zapatos de Prada.

Fotografía: Ivo Sousa

  • Tocado

El tocado lo elaboró delicadamente Luer Headpieces, realizado con florecitas blancas.

Fotografía: Ivo Sousa

  • Joyas

El anillo de pedida lo diseñó Pedro Joaquín Fernández de Ulloa Molina, un prestigioso diseñador conocido por su piezas únicas en la aristocracia europea. El porta alianzas era de Tesela y Pincel.

Fotografía: Ivo Sousa

  • El novio

El novio llevó un traje sobrio, cruzado y azul, ideal para la ocasión y con camisa de raya marina y cuello blanco. Fue confeccionado por la sastrería sevillana Tessuti en apenas una semana. Lo acompañó con una corbata de Hugo Boss y unos gemelos de Scalpers.

Fotografía: Ivo Sousa

Caterina y David: la ceremonia y la celebración

Fue en el Hotel Boutique Casa Colón donde nuestros novios se prepararon. Luego salieron en dirección a la iglesia donde por fin pudieron dar el «sí, quiero» y sellar su amor por siempre con sus preciosas alianzas.

Fotografía: Ivo Sousa

Para su sorpresa, también pudieron disfrutar de un pequeño adelanto de lo que será el convite de la boda gracias a Ivo Sousa en la Hacienda Molinillos, donde les esperaba una mesa nupcial preparada por Tu otra Cocina. Una mesa decorada con las flores de Nubes de Azahar. La maquilladora Antonia Ríos estuvo a cargo de mantener a nuestros novios guapísimos para la sesión de fotos.

Fotografía: Ivo Sousa

Y ahora os dejamos un vídeo de nuestros novios, Catarina y David, en el cual explican su experiencia, cómo vivieron su gran día y lo felices que se sienten por haber podido celebrar su boda. Un mensaje muy motivador para todas aquellas parejas que se encuentran en la misma situación que nuestros novios. Como dice Catarina, ¡el amor puede más que el coronavirus!

¡Enhorabuena, pareja! Una boda preciosa, os deseamos toda la suerte del mundo.

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X