ESTÁS EN:

¿Quieres llegar radiante a tu boda? Hay algunos aspectos beauty que no debes pasar por alto y mucho menos dejar para el último momento. 

 

Cuando se está inmersa en la organización de la boda, con todo lo que implica, desde la selección a la contratación de los diferentes proveedores a la preparación y envío de las invitaciones, o a la definición de cada uno de los detalles deco, es frecuente dejarse a una misma para el final.

Seguramente seas consciente de que deberías sacar algo de tiempo para llegar guapa al gran día, y que esto va más allá de la elección del vestido y los complementos, pero no sabes por dónde empezar ni cuál es el mejor momento para hacerlo. Te ayudamos con ello.

Fotografía: Xabi Vide

Recurre a una wedding planner beauty

Si te has propuesto perder peso, tonificar, mejorar la luminosidad de tu cara o esconder alguna imperfección como manchas o granitos, una buena idea puede ser acudir a una wedding planner beauty, como Clínica Lunik. Este centro de medicina estética integral te ofrecerá un tratamiento adaptado a tus necesidades, a tu calendario ¡e incluso a tu presupuesto! Su equipo te hará un diagnóstico objetivo en el que valorará tus necesidades y te prescribirá un protocolo personalizado atendiendo a ellas.

Lunik

Lunik cuenta con una extensa cantidad de tratamientos faciales y corporales, con la aparatología estética más avanzada y con un equipo profesional altamente cualificado que hará que tu experiencia sea magnífica independientemente de tus circunstancias. Además, hacen tratamientos integrales. Es decir: si pierdes peso, evitarán, anticipándose a ello, que esto influya en el aspecto de tu cara o en un posible descolgamiento de tu óvalo facial.

Como punto de partida su equipo recurrirá siempre a tecnologías objetivas para mostrarte tus necesidades y prescribirte los tratamientos que mejor se adapten a ellas. Tratamientos en todos los casos que apuestan por la belleza natural. Porque en Lunik no reparan, ni retocan ni transforman. Te cuidarán para que luzcas la mejor versión de ti misma sin dejar de ser tú. Nunca alterarán tu fisonomía.

Muévete y cuida tu alimentación

Si eres de espíritu sedentario y tienes como objetivo mejorar tu forma física de cara a la boda, empieza cuanto antes a practicar algún ejercicio. Salir a caminar a buen ritmo durante una hora tres o cuatro días por semana puede ser un buen punto de partida. También nadar, montar en bici, apuntarte a una clase de pilates…

Y si eres una deportista consagrada, pero quieres mejorar tus resultados, puede ser un buen momento para recurrir a un entrenador personal que te ayude a alcanzar tus objetivos con una rutina adaptada a ti.

Fotografía: Pixabay

Además, el ejercicio te ayudará a minimizar el estrés de cara a la boda.

En paralelo, empieza a cuidar tu alimentación y bebe mucha agua para mantener tu piel hidratada. Si no tienes claro cómo hacerlo, un buen dietista puede ayudarte a despejar dudas.

Empieza a cuidar de tu melena

Proponte un objetivo capilar para tu boda y establece la mejor manera de alcanzarlo. Puede que quieras una melena más larga, más sana o más hidratada. O quizá quieras que tu cabello tenga más cuerpo, más brillo o más movimiento.

En este caso puedes recurrir al asesoramiento de un salón de belleza, o puedes recurrir a la nueva línea Spa Capilar At Home, desarrollada por la experta en cosmética capilar y facial Claudia di Paolo. Un tratamiento capilar exclusivo, compuesto por tres fórmulas específicas para cuidar el cabello sin necesidad de salir de casa y con un resultado profesional.

maquillaje y peinado

Fotografía: Silvia Sánchez

También puedes empezar a fortalecer desde ya tu cabello y a estimular su crecimiento con un complemento alimenticio, como Forcapil® Fortificante Keratina, de Arkopharma. Especialmente pensado para cabellos debilitados por la coloración, el uso del secador o de las planchas, devolverá a tu cabello su resistencia, vitalidad, volumen y brillo.

Si estás pensando en cambiar el color de tu melena, prueba a hacerlo tres o cuatro meses antes de la boda. De esta manera no solo podrás dar marcha atrás a tiempo si el tono no te convence. También irás acostumbrándote y acostumbrando a los tuyos al cambio de look y la transformación no será tan brusca. ¡Nunca dejes una decisión así para el último momento!

Primera prueba vestido de novia // // Vestido de novia: Raquel López Atelier // Fotografía: Pedro Jaén

estido de novia: Raquel López Atelier // Fotografía: Pedro Jaén

Con dos o tres meses de antelación puedes hacer también tu primera prueba de peinado. Busca un estilista de confianza que te ayude a conseguir tu peinado definitivo con tiempo.

Dos o tres semanas antes de la boda sanea las puntas de tu cabello (sin que apenas se note) y aplícale un tratamiento que lo revitalice. También es el momento ideal para teñirlo, en el caso de que lleves tinte.

Manipedi desde ya

Si vas a lucir sandalias en tu boda, es importantísimo empezar a cuidar cuanto antes de tus pies. Acude a un buen podólogo que te ayude con esas imperfecciones como los callitos, que tan antiestéticas resultan y empieza a fortalecer las uñas si es necesario con un tratamiento específico.

Y lo mismo te recomendamos para las manos. En ellas lucirás tanto el anillo de compromiso como la alianza, y se convertirán en el centro de atención en uno de los momentos más importantes del gran día. Además, son una de las partes del cuerpo en las que primero se nota el paso del tiempo, por lo que merecen una atención similar a la rutina facial.

Manos alianzas

Fotografía: Caleidoscopia

Nuestra recomendación es que comiences a aplicarte protector solar a diario para minimizar la aparición de manchas, y que las hidrates con una buena crema específica, como la nueva Plankton Restore Hand Cream de AlSkin Cosmetics (15€/100 ml). Formulada con Spirulina, que previene el envejecimiento, repara la piel castigada y mejora y previene la aparición de machas.

También es el momento de empezar a cuidar de tus uñas, fortaleciéndolas con un producto específico. Si has elegido Forcapil® Fortificante Keratina para fortalecer tu cabello, también estarás cuidando con él de las uñas de manos y pies.

Realiza tu manipedi definitiva para la boda 2-3 días antes del gran día.

Empieza a probar el maquillaje del gran día

Tres o cuatro meses antes de la boda, e incluso haciéndolo coincidir con las pruebas del vestido y de peinado, puedes empezar a probar diferentes estilos de maquillaje profesional para tratar de descubrir cuál es el que más te favorece o con cuál te sientes más cómoda e identificada.

Maquillaje de novia ojos verdes // Fotografía: Rosa Garrido

Fotografía: Rosa Garrido

Es importante recurrir a un experto, explicarle lo que deseas y probar con diferentes opciones. Cuanto antes tengas las ideas claras, más segura te sentirás en el gran día.

Si crees que tus cejas necesitan un retoque, acude a un especialista tres o cuatro meses antes de la boda para que las dé forma. Un cambio en las cejas pueden transformar radicalmente el aspecto de tu mirada e incluso de tu rostro, no arriesgues si no estás completamente segura de necesitarlo.

Trata de dormir suficiente

Uno de los elixires de belleza más baratos que existen es el sueño. Establecer una rutina de sueño adecuada te ayudará a llegar a la boda resplandeciente y sin señales de agotamiento como ojeras o patas de gallo. Además, te sentirás mucho más relajada y eso se reflejará en tu rostro y en tu estado de ánimo.

 

TAGS:
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados


Comentarios

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Únete a LucíaSeCasa

Únete a LucíaSeCasa

¡Únete a nuestra newsletter y no te pierdas nada de LucíaSeCasa!

¡Felicidades! Te has suscrito a nuestra newsletter.

X