ESTÁS EN:

shares

Muchas veces un simple maquillaje puede ser nuestro mejor aliado a la hora de tapar alguna imperfección de nuestra cara, aunque el make-up nunca debe considerarse una obligación, sino una opción para utilizarla en el momento que nos plazca.

 

Pero si te gusta el maquillaje como a mí, has encontrado el post perfecto. Maquillarse puede resultar una tarea difícil pero no hay nada que no se pueda mejorar. Así que, si no es tu mejor don, sigue leyendo porque te voy a contar cómo maquillarte paso a paso para parecer una verdadera profesional de la brocha.

Debemos de saber que el maquillaje puede convertirse en tu mejor amigo pero también en tu peor enemigo, ¿por qué? El mejor maquillaje es aquel que no se nota, un total beauty de efecto natural. Si lo aplicamos bien podemos resaltar nuestros rasgos, nuestros puntos fuertes. Pero si lo hacemos mal podemos emborronar nuestra belleza y parecer demasiado artificiales. Esto se traduce en que NO podemos utilizar demasiados potingues, sino los justos y necesarios.

Pero pasamos a la acción. Lo primero que tenemos que hacer es recogernos el pelo para que ningún pelito nos moleste y preparar nuestro kit: crema hidratante para una mejor aplicación de nuestros productos, bases de maquillaje acorde con tu piel, pinturas de los colores que mejor te sientan, brochas…  Una vez que esto esté listo, podemos empezar.

Limpieza

Lo primordial para conseguir un buen cutis es mantener una buena higiene en tu cara. Esto es básico a la hora de conseguir un buen maquillaje. Para ello debemos utilizar jabón neutro que ayuda a eliminar el exceso de grasa y suciedad. Escoge un limpiador que vaya con el tipo de tu piel. Si tu piel es seca es recomendable que utilices limpiador hidratante; pero si es demasiado grasa no lo dudes, escoge uno libre de aceites. Aplícalo en tu rostro y aclara bien con agua tibia.

Hidrata tu cara

Al hidratar tu cara podrás conseguir un mejor acabado ya que, a la hora de echarte el maquillaje, será más fácil de extender. Además, también puedes utilizar un producto de protección solar. Una vez realizado este paso, tienes que dejar que tu piel absorba la crema.

Hora de la pre-base

Este es un paso que no nos podemos saltar. Es totalmente imprescindible para nuestro maquillaje: prepara la piel para el maquillaje posterior, tapa los poros y las pequeñas imperfecciones. A continuación te daré unos consejos que te van a ayudar a la hora de escoger el color que mejor le va a tu piel.

Si tu piel tiene tono amarillento, la base que escogeremos será morada. Si eres más pálida (o blanca) siempre vendrá bien una base rosada y si nuestro problema son las rojeces y el acné, utiliza el verde.

Maquillaje

Es aconsejable que no contenga aceites, que sea una base “buena” para nuestra piel y que se asemeje a el color de nuestra cara. Busca la que más te favorezca e intenta que el color del maquillaje y tu propia piel se fusionen. No queremos cambiar el tono de nuestra cara, sino conseguir un perfecto alisado para nuestra piel.

Hay varios tipos de maquillaje, el mejor acabado lo consigue los que son fluidos, de media cobertura y de larga duración pero ahí entran también nuestros gustos. Para aplicarlo debemos utilizar una brocha. Si lo hacemos con esponja o con nuestras propias manos, derrocharemos el producto. Extenderemos hasta nuestro cuello y con un acabado difuminado.

Corrector

El corrector hará que desaparezcan esas imperfecciones que nuestro maquillaje no ha podido tapar, por ejemplo, las ojeras. Para ellas utilizaremos el corrector amarillo. Verde, para los granos. Azul, para pequeñas manchas amarillas y marrón para crear un efecto de profundidad.

El contourig y el strobing están de moda

Fue Kim Kardashian la que puso de moda el contouring y son muchos los videos que hemos visto de ellos pero realmente, ¿en qué nos ayudan estas técnicas?

El contouring lo que hace es perfilar nuestra nariz y conseguir que nuestros pómulos se vean mas grandes. Parece fácil pero la verdad es que su proceso es muy elaborado y requiere de cierta maña. “Lo que hace es potenciar la forma de nuestra estructura ósea”, explica Maite Tuset, Senior Artist de MAC para Hola. El strobing utiliza el highlight dando brillo a nuestra cara.

Cejas

Cada vez son más la que eligen maquillarse las cejas. Las cejas son un elemento que hace que nuestra cara cambie por completo. Hay que buscar una forma bonita de maquillarlas pero para ello, debemos encontrar un lápiz que se ajuste al color de nuestra ceja y también al color de nuestro propio cabello, para que parezcan lo más naturales posible.

El truco está en darle una bonita forma y rellenar las zonas que se vean más pobres. Podemos utilizar un fijador (de cejas) para que no se queden despeinadas.

Colorete

El colorete también dependerá mucho del tono de nuestra cara. Su función es marcar los pómulos y también darle un toque de color al rostro. Para aplicarlo debemos meter nuestro mofletes hacia nuestra boca, así te resultará más sencillo. Colocaremos la brocha a mitad de nuestro carrillo y daremos unos toques o brochazos hasta la altura del final de nuestro ojo.

Los ojos

Llegamos, quizás, a la parte más temida por todas: los ojos.

Si queremos utilizar sombras, debemos de ver la que mejor nos va con nuestra cara y también tenemos que ver la ropa que vamos a vestir ese día. Para pintar nuestro ojo primero tenemos que utilizar una sombra de color claro, que lo aplicaremos en la zona central y superior del párpado. Un poco de iluminador en el lagrimal también vendrá bien para dar sensación de brillo a tu ojo.

EYELINE: esta parte es la que más dificultad tiene. Un simple movimiento equivocado puede hacer que nos estropee todo el trabajo, por lo que antes de todo, es recomendable que hagas unas pruebas y escoger el mejor eyeline, con el que mejor te defiendas. Conseguir que el rabito esté a la misma altura y con el mismo grosor será todo un reto pero cuando lo logres podrás pasar al siguiente paso.

Toque de rímel

Como decía María Isabel, un toque de rímel es lo que le falta a tu ojo para que esté perfecto. El rímel cambia por completo tu mirada. Puedes utilizarlo marrón para el día a día, dando un resultado más natural. Pero si lo que quieres es impactar con tu mirada, el negro es tu color; aunque si eres muy atrevida también los hay de colores.

Si crees que tienes las pestañas pequeñas y que el rímel no te deja el efecto deseado, siempre podrás recurrir a unas pestañas postizas aunque ese es otro tema que contaré próximamente. (Como consejo utiliza rímel y eyeline waterproff. A veces, en determinados momentos de la noche, las luces o el humo, pueden hacer que nuestros ojos lloren sin quererlo. Por lo que los productos waterproff evitarán que acabes como un oso panda)

Los labios

Esta, sin duda, es mi parte favorita. Es importante que tus labios estén siempre bien exfoliados e hidratados. Utilizar vaselina o cacao servirá para evitar los pequeños pellejitos. (Un cepillo de dientes también nos ayudará a conseguir el efecto de unos labios hidratados. Haz pequeños movimientos en círculo sin ejercer mucha presión, ya que son muy sensibles.)

Para elegir tu tono ideal, como siempre, debes fijarte en tu cara. A las mujeres que tengan la piel clara, le irán los rojos o fucsias. Las morenas, quedan muy bien con tonos marrones y anaranjados, aunque siempre puedes apostar por otros tonos más arriesgados.

El acabado de los labios depende del efecto que queramos conseguir. Podemos, simplemente, utilizar un gloss que dé brillo o un lápiz labial de algún tono. Pero si lo que queremos es hacer que nuestros labios parezcan más carnosos y gorditos, debemos de delinear su contorno (incluso por fuera del límite del labio pero sin pasarnos). Delinearemos el arco de Cupido con un perfilador que sea un tono o dos, más oscuro que el tono natural de nuestra piel.

Si no te gusta utilizar perfilador, puedes dibujar en el mismo punto (arco de Cupido) una X, desde donde partirás para pintar bien tus labios. Si has elegido utilizar el contorno de labios lo próximo que tienes que hacer es rellenar tu labios. Puedes utilizar polvos más oscuros justo abajo de tu labio inferior. La sombra dará un efecto de más relleno.

Los labios color mate siempre darán sensación de unos labios más gruesos. Si quieres convertir tu lápiz labial en un color mate, solo tienes que utilizar polvo traslúcido encima del pintalabios. (Sin emborronar tu acabado). Por último añade iluminador o sombra de ojos en tono dorada justo en el centro de tus labios.

…Y voilà! Ya estás lista para salir.

 

 

 

 

Comentarios

Relacionados

Comentarios

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres conseguir la boda de tus sueños? Tenemos las mejores ideas y consejos para planificar de una manera única tu gran día.

X