fbpx
Oscuro Claro

Los meses previos a la boda, pueden resultarte algo duros. Son muchos los detalles los que hay que cuidar y eso te puede dejar agotada. Hoy, te contamos las cosas que harán que te agobies mientras organizas tu boda, para que veas que no pasa nada y son de lo más normal.

Lo más normal es que mientras organizas tu boda, vivas momentos en los que estés desorientada. No pasa nada, no tienes que saberlo todo, por lo que no te preocupes si te sientes de alguna de las maneras que te contamos a continuación.

mientras organizas tu boda
La agenda de nuestra boda

Mientras organizas tu boda vas a:

1. Estar más cansada de lo normal: vas a necesitar dedicar un tiempo extra que tendrás que incluir en tu rutina. Lo más normal es que ese tiempo nos lo quitemos de horas de sueño y dormir poco es uno de los mayores enemigos tanto para nuestro estado de ánimo como para nuestro sistema inmunológico. Lo que nosotras os recomendamos es haceros un buen planning, que os permita iros a la cama a vuestra hora habitual.

mientras organizas tu boda
La agenda de nuestra boda

2. Compartir más tiempo con tu familia: ellos te quieren y van a querer involucrarse lo máximo posible en tu boda. Por un lado, esto puede ser muy beneficioso, puede que descubras, por ejemplo, que tu hermano es un gran confidente; pero por otro lado también tendréis que soportar opiniones que muchas veces no habréis pedido, ¡ánimo con eso!

3. Estar abrumado: a menos que os dediquéis de forma profesional a la organización de eventos, es muy probable que este sea el evento más grande que vais a organizar en vuestra vida. Hay muchas cosas que no tenéis ni que conocer, por eso lo ideal es pedir consejo a vuestras hermanas y amigas ya casados. En cualquier caso, contratar los servicios de una wedding planner os va a ayudar mucho.

mientras organizas tu boda
La agenda de nuestra boda

4. Pasar poco tiempo con tu pareja: te van a parecer tantas las cosas que vas a tener que hacer, que puede que dejes un poco de lado el ocio con tu pareja. Recuerda que los meses previos a la boda son bonitos para compartirlos y que las decisiones siendo tolerantes lo normal es que las toméis juntos. Aunque os pueda parecer raro, a ellos también les apetece involucrase en el proceso.

5. Estar preocupada por el presupuesto: la organización de una boda conlleva una serie de gastos que no tienes en tu vida diaria. Esto puede generar ansiedad, puesto que habrá que hacer un mayor esfuerzo para cuadrar el presupuesto mensual; pero tranquilas hay muchas maneras de reducir costes. Lo más idóneos es que os hagáis con una agenda de novia, donde vayáis apuntándolo todo comparando precios de proveedores para evitar gastos innecesarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas