ESTÁS EN:

shares

Un brillo especial en los ojos, momentos únicos e irrepetibles como el “sí, quiero”, los invitados, son algunas de las imágenes más retratadas el día de la boda. En ese día, con los nervios y las prisas, todo puede ser caótico y es fácil dejarse instantáneas importantes en el camino. Las sesiones postboda acaban con este inconveniente.

 

 

En los últimos años, cada vez son más las parejas de novios que se unen a la tendencia de los reportajes preboda y de las sesiones postboda. La primera, es una buena opción para tener una toma de contacto con el fotógrafo e incluso utilizar el material para las invitaciones. Pero, las fotografías posteriores son una oportunidad para retratar con un encanto especial el gran paso que es llegar al altar.

Si aún eres de los que piensa que lo suyo es hacer las fotos el mismo día, te animamos a que sigas leyendo para entender por qué tiene sus ventajas contar con un reportaje postboda.

Ventajas de las sesiones postboda

– Menos estrés, mejores resultados

El mismo día de la boda, seguro que te lo pasas pendiente de mil detalles; que si llegar a tiempo a la ceremonia, rápidamente ir a hacerse fotos, recibir a los invitados en el cóctel  y otras muchas cosas que harán que no estéis relajados.

En cambio, en las sesiones postboda, cuando todos estos momentos han pasado, los novios pueden mostrarse más naturales ante la cámara, algo que queda reflejado y marca la diferencia.

sesiones postboda

Foto: Cruz Campa

– Más tiempo para los invitados

Al no estar pendientes de realizar todas las fotos ese mismo día, se puede aprovechar ese tiempo para disfrutar con los invitados.

– Mayor confianza con el fotógrafo

Tras haberle conocido, ver algunos de los resultados en el día de la boda y haber pasado muchas horas juntos, el fotógrafo ya se ha convertido en uno más de este evento. La confianza adquirida con él os dará la tranquilidad de poder actuar libremente y no sentiros intimidados por el objetivo.

sesiones postboda

Foto: Cruz Campa

– Libertad creativa

Al disponer de más tiempo, se puede planificar una sesión de fotos en la que la creatividad predomine. Es una tendencia en auge, en la que los novios con el fotógrafo pueden pensar en esas fotos de ensueño.

– Lugares especiales

Donde os conocisteis, el sitio donde tuvo lugar la primera cita o paisajes de la naturaleza alejados, son muchas de las localizaciones que puedes elegir para esta segunda sesión. Algo diferente que no podrías haber hecho el mismo día de la boda.

sesiones postboda

Foto: Cruz Campa

– Planificar el mejor momento:

En las sesiones de fotos hay unas horas del día en las que la luz crea escenarios mágicos, como la hora dorada del atardecer o evitar mal clima.

-Momento luna de miel:

Si vais a hacer una sesión de fotos pasados unos días de la boda, ¿por qué no aprovechar para crear más recuerdos preciosos durante la luna de miel? Sin duda, es una buena opción para no tener las típicas instantáneas de turista y recordar siempre un viaje tan especial.

-La mejor excusa para volver a ponerte el vestido:

Después de tantas pruebas, del dinero que ha costado el vestido, una sesión postboda es el mejor pretexto para volver a lucir un día más ese vestido que te hizo sentir como toda una princesa en tu día.

Comentarios

Relacionados

2016 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres conseguir la boda de tus sueños? Tenemos las mejores ideas y consejos para planificar de una manera única tu gran día.

X