ESTÁS EN:

shares

La pandemia obligó a Vero y a David a tomar la decisión de aplazar la fecha de su boda, prevista para el próximo mes de septiembre. En la actualidad continúan ilusionados los preparativos de su gran día.

 

El 12 de septiembre de 2020 iba a ser uno de los días más felices en la vida de Vero y David. Ya estaba todo organizado para celebrar su boda en la finca Villa Laureana, ubicada en un lugar privilegiado al norte de Madrid. Pero sus planes se truncaron con el comienzo de la pandemia y la situación les obligó a plantearse un cambio en la fecha que con tanto amor habían escogido.

Fotografía cedida por Villa Laureana

Así respondieron las fincas de bodas ante la situación

Tras días de mucha incertidumbre, Vero y David tomaron una de las decisiones más complicadas de sus vidas: debían aplazar su boda. Por suerte, Villa Laureana los acompañó durante todo el proceso y con empatía, mucho apoyo y una actitud de lo más positiva, la feliz pareja de novios puede afirmar ahora que… ¡están deseando casarse en su nueva fecha!

Estas fueron algunas de las palabras de ánimo que Vero y David recibieron desde la finca de bodas:

“Todo esto va a potenciar esas ganas de reunirnos y de celebrar con entusiasmo. Le daremos mucho más sentido a aquellas cosas que antes dejábamos en el olvido. 
No dudéis en consultarnos sobre cualquier tema, en lo que esté en nuestras manos tendréis siempre nuestra ayuda.”

Fdo.: El equipo de Villa Laureana.

La pareja, ante la inédita situación que estaba viviendo el país, decidió posponer su boda al próximo año. El 5 de junio de 2021 sería su fecha señalada. Así se lo comunicaba Vero a la finca de bodas:

“Nos ha costado mucho tomar la decisión, pero creemos que es lo mejor por la seguridad de nuestros invitados y así nos quedamos más tranquilos.
Queremos daros las gracias porque en todo este proceso de decisión siempre nos habéis apoyado y dado tranquilidad, y estamos muy agradecidos con vosotros.”

La finca conquistó a la pareja desde el primer minuto de su visita. “Nos encantó por su estilo. Es moderno pero tradicional, te transmite armonía y los espacios están pensados para cada momento de la boda. Después de haber visitado varias fincas, lo tuvimos claro en cuanto llegamos, es espectacular.”

Fotografía cedida por Villa Laureana

El cambio de fechas

Villa Laureana está siempre por y para sus clientes, así que no dudó a la hora de ofrecerles la posibilidad de reservar otra fecha, sin ningún coste y sin ninguna presión hasta que tomasen la decisión final. “Sin duda es algo que valoramos muchísimo y que nos hace estar todavía más seguros de que nuestra boda será en el mejor sitio”, afirmaba Vero.

La rápida respuesta por parte de algunos proveedores ha sido recibida por las parejas con total agradecimiento. Han sido momentos complicados para todos, pero el amor no se para y las bodas ya vuelven para unirnos más todavía.

Fotografía cedida por Villa Laureana

Gracias a una buena organización y a la predisposición del equipo a la hora de ayudar a los novios, Vero y David podrán seguir celebrando su día especial junto a su familia y amigos en el espacio La Granja, uno de los más solicitados de la finca de bodas más exclusiva de Madrid.

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X