ESTÁS EN:

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

shares

Te casas pero aún no has elegido tu vestido de novia. Si te tienta lucir un diseño único, artesano y a la medida, las experiencias personales de estas tres novias reales en el atelier de Pret A Emporter pueden ayudarte a elegir diseñadora para la prenda más especial de tu vida.

 

Elegir a la persona o al equipo de personas que se encargará de dar vida al vestido que lucirás en tu gran día no es una decisión baladí. Y es que todas las novias han soñado con su vestido ideal y quieren estar perfectas el día de su boda, y es una decisión muy importante decidir a quién atribuir semejante responsabilidad.

En muchas ocasiones es el boca a boca el que abre las puertas de un diseñador determinado. Las experiencias personales que comparten las novias reales que han pasado por sus manos. En este artículo nos hemos querido acercar a tres de ellas, que tienen en común haber confiado su vestido a Inma Aniorte, alma máter de Pret A Emporter. 

Se trata de tres diseños muy especiales para tres novias reales que se acercaron al atelier de Inma con las ideas muy claras. Ella, siendo fiel a su manera de trabajar, respetó los deseos de sus clientas y simplemente se encargó de hacer realidad sus sueños. Así fueron las tres experiencias.

Tres experiencias de tres novias reales

Paula Romero, un vestido de novia inspirado en un traje smoking

La diseñadora Inma Aniorte relata su experiencia con la primera de nuestras novias reales: «Paula y yo ya nos conocíamos cuando me llamó para hacer su vestido de novia -explica-. Había trabajado con anterioridad con ella, realizando el vestido que lució en la boda de su hermana. Desde el día que visitó nuestro taller entendí que buscaba un estilo único que requería un trabajo de confección personalizado. Durante aquellos días Paula me aseguró que su vestido de boda lo haríamos en Pret A Emporter, cuando llegase el momento, y así fue».

novias reales

Novia: Paula Romero

«Conocí a Inma cuando buscaba modista que confeccionase mi vestido para la boda de mi hermana, -confiesa la novia, por su parte-. Desde el primer minuto ella captó mi estilo y lo que yo quería exactamente. Desde el minuto dos, yo supe que sería ella quien hiciese mi vestido de novia, fuese cuando fuese la boda. Y acerté de lleno las dos veces. El vestido de novia que yo había imaginado existió gracias a sus manos y a la profesionalidad, paciencia y pasión que puso en cada puntada».

Para el vestido de novia de Paula, Inma Aniorte tenía varias ideas en mente. Todas iban en línea con su personalidad, y fue una ventaja conocer con anterioridad los gustos de Paula. «Gracias a su facilidad para explicarme lo que se imaginaba, encontramos el boceto de su vestido con gran rapidez», explica Inma.

La inspiración principal fue el corte del traje smoking. «Para adecuarlo a la figura de Paula, realizamos un diseño original en crepé que se ajustó perfectamente a su esbelta figura».

novias reales

Novia: Paula Romero

El vestido, muy a la vanguardia en moda y estilo también sigue tendencias como el cut out en la zona central del talle y está rematado con los botones en negro para generar un contraste llamativo. «Sin duda, se trata de uno de los vestidos de novia más especiales que he realizado últimamente -asegura Inma-. Paula quedó divina y pudo disfrutar de toda la boda cómodamente». 

novias reales

Novia: Paula Romero

María del Valle, un vestido de novia en seda y guipour

María del Valle es la segunda de nuestras tres novias reales. «Cuando vino al taller ya lucía la misma amplia y feliz sonrisa con la llegó a su boda. Es una chica muy alegre que contagia su estado de ánimo a los que la rodean. Guiarla en los primeros pasos fue muy sencillo gracias a esta forma de ser y a que ella tenía algunas ideas bastante claras… ¡pero faltaba unirlas todas!», explica Aniorte.

novias reales

Novia: María Del Valle, Foto: La Cámara Roja

«Durante esa primera visita charlamos sobre sus gustos, sobre las cosas que la inspiran, y me contó al detalle lo que quería para su vestido. Los primeros bocetos acercaron bastante todas esas ideas que estaban en la cabeza de Valle, y así empezamos a realizar el patrón. Para el cuerpo escogimos dos tejidos, una bambula de seda bordada decorada con dibujo geométrico y un guipour de malla de algodón».

novias reales

Novia: María Del Valle, Foto: La Cámara Roja

El vestido estilizaba la figura de la novia, convirtiéndola en el centro de atención. «Para completar el diseño realizamos una falda de bambula de seda lisa que nacía en la cadera. El resultado fue una pieza espectacular, sencilla y poco recargada, que daba mucha libertad a la novia potenciando aún más su belleza natural», asegura Inma.

María del Valle explica su experiencia: «para mí fue una decisión muy buena. Quería algo personal, de estilo boho, y lo conseguimos. El trato con Inma fue excepcional. Además, me pareció muy interesante ver cómo se diseña y se elabora un vestido de principio a fin». Valle añade como ventajas, además, la buena relación calidad-precio y la forma de trabajo sin excesiva parafernalia, algo de lo que huyó a la hora de preparar su boda.

Sandra Peñas, un vestido de novia en crepé y rebrodé

«Cuando hay una buena comunicación con la novia y el entendimiento es mutuo, el resultado final del vestido solo puede acabar siendo excelente. Así nos ocurrió con el vestido de boda de Sandra», asegura Inma Aniorte al referirse a la tercera de nuestras novias reales. «Gracias al esfuerzo y al trabajo de ambas partes conseguimos un vestido de novia que reflejaba al 100% su personalidad».

novias reales

Novia: Sandra Peñas, Foto: Patricia Martín

El vestido de Sandra se realizó completamente a mano durante largas sesiones, y quedó precioso. «Sandra irradiaba elegancia y naturalidad. A ambas nos pareció necesario realizar el vestido en una base de crepé de seda, ya que este tejido aporta un toque de originalidad gracias a su superficie granular y a su acabado ligeramente rizado», explica Inma.

novias reales

Novia: Sandra Peñas, Foto: Patricia Martín

El crepe se adaptó muy bien a la figura de Sandra en la parte superior de su cuerpo, y se cubrió con un encaje de tipo rebrodé que aportaba personalidad y delicadeza al conjunto.

«Decidimos confeccionar un escote trasero en forma de V, dejando la espalda abierta para lograr un toque más sofisticado y femenino. El día de la boda, Sandra acompañó el vestido con un ramillete en la muñeca a juego con el detalle floral del cinturón».

novias reales

Novia: Sandra Peñas, Foto: Patricia Martín

Así resume su experiencia Sandra Peñas: «Recorrí Murcia y alrededores en busca de vestidos de novia, pero ni encontré ni hubiera encontrado jamás lo que quería. Obviamente, si quieres un vestido a tu medida de diseño único, tienes que dar un salto de confianza. Contactar con Inma fue sin duda la mejor decisión. Lo mejor fue su cercanía, su atención, su trato inmejorable, además de las facilidades, las propuestas, las ideas y la información que te proporciona, junto con su capacidad para entender desde el principio lo que quieres.

A nivel profesional es una excelente modista, siempre aportando creatividad y frescura en todos sus diseños. Ha sido un gran placer ponerme en sus manos para un día tan especial. Muy contenta con el resultado, que ha mejorado mis expectativas. Recomendaría Pret A Emporter una y mil veces.»

Si quieres ser una de las novias reales de Pret A Emporter, solo tienes que visitar a Inma Aniorte en el Bulevar de Altorreal, Avenida de Golf 5, 1º M, Molina de Segura, Murcia. ¡No te arrepentirás!

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X