fbpx
Oscuro Claro

Dar el paso de vivir en pareja puede sonar muy bien, pero conlleva una serie de consecuencias que conviene conocer de antemano. ¡Sigue leyendo que te contamos cuáles son!

Independientemente de que seas de las que ha meditado durante tiempo el irte a vivir con tu pareja o de las que lo han decidido de forma precipitada, si ha llegado ese momento en tu vida, vas a experimentar esta serie de cosas que a continuación pasamos a describirte.

vivir en pareja
Fotografía: Pedro Sobrado

¿Qué vas a experimentar al vivir en pareja?

1. Organizar el presupuesto: Por muy generoso que seas cuánto antes hagáis cuentas de los gastos en común, mejor será. Esto os va a evitar muchas discusiones, porque incluso teniendo un sueldo muy desahogado llevar un orden siempre va a venir bien.

2. Hablarás como tu madre: Sí, sabemos que la has criticado centenares de veces y que odiabas muchas de sus míticas frases…, pues ahora vas a repetirlas. Cosas como “¿las luces se apagan solas?” ahora van a salir de tu boca.

3. Comprarás cosas innecesarias: Llevas mucho tiempo haciendo la compra para ti sola y ahora, de repente, toca que la hagáis en común. Es muy probable que compres cantidades mayores de las necesarias y acabes tirando comida a la basura.

4. Las cosas se rompen solas: en realidad no, es solo que ahora convives con otra persona que no siempre tendrá que tener el mismo cuidado que tú. Si llegas a casa y la batidora no funciona, no desesperes, es parte de la convivencia.

5. Todo parece más sucio: Y es que lo está. Tú solías cenar algo ligero que no ensuciaba la cocina, pero puede que a tu pareja le guste hacerse huevos con bacon a las once de la noche. ¡Es lo que hay, cuánto antes te acostumbres a esta nueva situación mejor!

6. Tus cosas desaparecerán: Sí, ya sabemos que tú dejaste esa goma del pelo en el baño y ahora no está. Quizá tu pareja con buena fe haya recogido con esmero. Antes de enfadarte, pregunta con calma si sabe dónde está eso que buscas.

7. Pasar tiempo con la familia política: esto no es una obligación, ni mucho menos, pero puede que en ocasiones tengas que hacer algunos planes que no te apetecen por compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas