fbpx
Oscuro Claro

Desde que Iker Casillas, el marido de Sara Carbonero, anunciara su salida el Oporto, el regreso de la pareja se podía intuir.

 

Y fue a finales de verano cuando Sara Carbonero e Iker Casillas volvieron a instalarse en Madrid. La pareja ha comenzado una nueva etapa en la que la periodista ha vuelto a apostar por un viejo hobby: el boxeo.

Sara Carbonero apuesta de nuevo por el punching ball

La relación entre los gimnasios y Sara Carbonero nunca ha sido demasiado estrecha “especialmente con ese tipo de gimnasio que más bien parece un club social donde la gente va a cotillear y a mirar de arriba abajo el modelito de los demás”, explica la periodista en su blog. Sin embargo, Carbonero ha encontrado un centro de deporte que, por lo visto, es afín a sus criterios. Se trata de un centro de entrenamiento personal y rehabilitación ubicado en el norte de Madrid en el que Sara Carbonero practica pilates. Además, en su última sesión la periodista se atrevió a retomar un viejo deporte que ya había practicado: el boxeo. “Me llaman la atención los entrenamientos de boxeo. He dado alguna clase y me parece divertido a la vez que intenso y agotador”, escribía Sara en uno de sus post de 2014. Ahora se ha vuelto a encontrar con el “punching ball” y parece encantada.

Parece que todavía la pareja no tiene claro cómo pasará esta Navidad tan atípica porque, tal y como manifestó la periodista para pensar en las Navidades “hay que ir día a día”, haciendo referencia a la crisis sanitaria que estamos atravesando y a las medidas de seguridad impuestas por el Gobierno para las fechas clave. Todavía no sabemos cómo celebrará el matrimonio con sus hijos la llegada del 2021 pero estamos seguras que será con mucha ilusión, y con una Sara Carbonero cada vez más en forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas