ESTÁS EN:

shares

Has sido el primero en comprometerte y, por consecuencia, eres el primero de tus amigos en casarse. Esto es lo mejor y lo peor que sentirás. Como todo en esta vida, tiene su parte buena y mala.

 

Es difícil saber lo que conlleva algo hasta que lo vives. Y, como cualquier otra cosa en la vida, ser el primero de tus amigos en casarse conlleva cosas buenas y cosa no tan buenas. Vas a vivir antes que ninguna persona de tu grupo la planificación de la boda y el nuevo estado civil de casado.

El hecho de ser el primero de tus amigos en casarse lleva consigo mayor estrés y complejidad. El simple hecho de que el resto de tu grupo de amigos no hayan vivido en carne propia la experiencia de organizar una boda puede hacer que no entiendan la complejidad del asunto y no sepan como ayudar o facilitarte la tarea. Estás en un territorio completamente desconocido y aunque conozcas a miles de personas casadas, nadie te podría ayudar porque lo hicieron en otra época y las cosas cambian. De igual forma, que nadie de tu círculo cercano sepa exactamente lo que una boda significa también te hará algunas cosillas más fáciles.

primero de tus amigos en casarse

Foto: Dawn Alexandra Photography

Lo bueno de ser el primero de tus amigos en casarse

  1. Todo el mundo estará emocionado por asistir a tu boda y a tu despedida de soltera. No hay nada mejor que ir a tu primera despedida, suele ser la mejor.
  2. Tus invitados no pararán de hablar de tu boda pues para ellos es la primera y será inolvidable.
  3. Nadie se perderá el evento del año. Aparte de porqué os quieren, no tendrán otras cuatro bodas ese año sobre las que elegir.
  4. La gente estará dispuesta a ayudarte sin saber muy bien qué es lo que les espera. Te podrás aprovechar (un poquito) de su desconocimiento.
  5. Todos se inspirarán en tu boda a la hora de planear la suya. Por algo has sido quién ha abierto la veda.

Lo no tan bueno de ser el primero de tus amigos en casarse

  1. Como novia primeriza, cometerás errores y sentirás celos de detalles que verás a las siguientes bodas a las que acudas. Es totalmente normal.
  2. Al sentirte incomprendida, esconderás tu obsesión por la boda multiplicando por mil el estrés y comiéndotelo todito tu sola.
  3. Tus invitados harán preguntas inapropiadas y, quizás, no se comporten como deben pues es su primera boda como adultos.
  4. También puede que el amor eclipse a algunos de ellos. No entienden lo que significa que te hayan pedido la mano y menos tus expresiones públicas de felicidad.
  5. Habrá quienes no le den importancia a los pequeños detalles como los pétalos de rosa de la salida de la iglesia que para ti supusieron un gran esfuerzo.
  6. No tendrás amigos casados con los que facilitar la transición al matrimonio y, probablemente, todos entiendan que el hecho de que te hayas casado signifique que ya no quieres salir de fiesta en «plan de chicas».

primero de tus amigos en casarse

Foto: Dawn Alexandra Photography

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X