fbpx
Oscuro Claro

¿El amor engorda? Según un estudio, las personas solteras tienden a estar más delgadas y son físicamente más saludables respecto al índice de masa corporal de los que viven en pareja.

 

Buenas noticias para las personas solteras: el amor engorda y no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia. Pero, ¿por qué ocurre esto cuando nos enamoramos? ¿Qué hace que aumentemos nuestro peso?

cómo saber si es tu pareja ideal
Fotografía: Freepik

¿Qué factores indican que el amor engorda?

Según un informe de la “Encuesta XLS Medical EROS – Enamorarse y su Relación con la Obesidad y el Sobrepeso”, llevado a cabo por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el 81% de los participantes indicó que el peso sufre cambios en función del momento en  que se encuentra una relación de pareja. De hecho, en la fase de búsqueda y en la fase de enamoramiento el peso de los participantes del estudio se mantuvo bajo (una media de 59/60 kg). Mientras que en la fase de estabilidad se incrementó el peso de los participantes hasta una media de 64 kg, volviendo a bajar a una media de 62 en la fase de separación.

Enamorarse puede suponer un aumento de peso de 4’5 kg de media. Las principales causas asociadas a la relación de pareja y variación de peso son:

  • El peso es sensible a la ansiedad estado, una de las medidas más populares para disminuir esta tensión es comer.
  • Al inicio de una relación se está muy motivado y con los años te acomodas. Dejas de hacer actividades que antes realizabas, como practicar algún deporte.
  • El deseo de formar una familia y los embarazos pueden modificar el peso
riesgos de las comidas familiares
Fotografía: Freepik

Además al estar en pareja aumentan los eventos: cenas, comidas, más reuniones familiares… Momentos en los que la comida juega un papel fundamental.

Otros estudios…

Otro estudio del Journal of Family Issues dice que las personas que viven solas tienden a ser más delgadas. Sostiene que los adultos solteros, sin importar su orientación sexual, son físicamente más saludables respecto al índice de masa corporal de los que viven en pareja. Para llegar a esta conclusión, el sociólogo y autor de la investigación, Jay Teachman, analizó 20 años de datos extraídos de la encuesta National Longitudinal Study of Youth de 1979, junto a más de tres mil participantes, desde adolescentes a adultos maduros, para examinar la relación entre su peso corporal y su estado civil.

El análisis concluyó también que las personas que se divorcian experimentan una pérdida de peso, probablemente inducido por el estrés. Mientras que aquellos que viven en pareja tienden a ganar peso porque comparten las comidas del día y cocinan juntos. Los solteros suelen ser más delgados porque les importa más su apariencia física. La pérdida de peso de los solteros también se asocia a que a muchas personas les desanima cocinar para ellos solos.

¿Estás de acuerdo con estos estudios?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas