ESTÁS EN:

shares

Ir a comprar el vestido de novia puede ser una ardua tarea… Pero ríete de tu misma y disfruta del momento. Una vez lo tengas, serás la más feliz del mundo.

 

Comprar el vestido de novia es todo un subibaja de emociones

La experiencia de comprar tu vestido de novia suele traer una lista de sentimientos con ella. Probarte vestidos frente a una audiencia puede ponerte un poco nerviosa y saber que es el vestido más importante de tu vida, aún más. Sabemos lo que se siente en ese proceso que es la búsqueda del vestido de novia y lo abrumador que puede llegar a ser. Pero, tomémonoslo con a la ligera y riámonos un rato. Estamos aquí para apoyarte y hacer la búsqueda más fácil o, al menos, más amena.

(Al final vale la pena).

1.La ilusión de entrar al atelier.

vestido de novia

2.La transformación mágica que sientes al probarte el primer vestido.

vestido de novia

3.Ese sentimiento cuando tienes «problemillas» en el probador y estás sola.

vestido de novia

4.Una vez te sientes cómoda y ya te has probado varios, tu confianza sube por las nubes.

vestido de novia

5.Las reacciones negativas de tus amigas.

vestido de novia

6.Cuando no puedes seguir buscando más.

vestido de novia

7.Cuando te encanta un vestido y alguna de tus amigas lo odia.

vestido de novia

8.Cuando tu madre te ve con el vestido elegido puesto.

vestido de novia

9.Cuando encuentras el vestido.

vestido de novia

10.Cuando te lo llevas a casa.

vestido de novia

11.La fase de no querer quitarte el vestido postboda.

vestido de novia

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X