ESTÁS EN:

Acogedoras, íntimas, cálidas, las bodas de invierno están de moda, y no es para menos. Y es que, además de por su belleza y por lo entrañables y acogedoras que resultan, cuentan con numerosas ventajas que las hacen muy especiales.

 

Aunque en un primer momento las bodas de invierno puedan parecer menos prácticas o incluso dar pereza al relacionarse con una climatología poco apacible, cada vez son más las parejas que eligen los meses más fríos del año para celebrar su gran día.

Sus precios, más asequibles, la mayor disponibilidad de fechas  y lo bonitas que resultan las celebraciones en esta época del año, con decorados de cuento, son algunas de las razones que invitan a apostar por una boda de invierno.

Detalles decorativos, soldadito de plomo

Bodas de invierno en El Cigarral del Ángel. Fotografía: Pablo Ortíz

Ventajas de las bodas de invierno

  • Posibilidad de casarse en el lugar soñado

Durante los meses de invierno las posibilidades para elegir dónde casarse y dónde celebrar el banquete son prácticamente infinitas, gracias a que existe una menor demanda de fechas y de espacios. Esto os dará una mayor libertad a la hora de elegir dónde celebrar vuestra boda e incluso os brindará la posibilidad de casaros en el lugar de vuestros sueños.

celebrar una boda en invierno

Finca: El Cortijo de Mónico

  • Precios especiales

Invierno es temporada baja, es decir, es la época del año menos demandada y en la que la mayoría de los proveedores realizan ofertas especiales. Por eso, una boda de invierno suele ser más económica que una boda de primavera o verano. Esto os permitirá ahorrar o realizar una boda de mejor calidad con el mismo presupuesto. 

  • Sin sorpresas meteorológicas

El tiempo en invierno es el que es, y esto lo agradeceréis tanto a la hora de organizar la celebración como a la de decidir vuestro outfit. Nada de días imprevisibles, como en otoño o en primavera, cuando la lluvia puede estropearos vuestro gran día, y nada del sofocante calor estival. En invierno puede hacer un sol radiante que invite a quitarse el abrigo, pero en el que seguiréis agradeciendo la manga larga, o puede hacer frío e incluso llover, pero, pase lo que pase, estará siempre dentro de lo esperado y habréis preparado todo teniéndolo en cuenta.

mesas de invierno

Foto: Minna Fotografia. Finca: La Casa de Mónico

  • Menú boda invierno

Los menús en esta época del año son mucho más ricos, elaborados y variados que en los meses más cálidos. En invierno podéis apostar por platos de cuchara y asados suculentos (presas de cerdo, entrecot solomillo con foie, pescados con ricos aderezos, sopas y cremas variadas…) propuestas más contundentes y gustosas con las que satisfaréis a los paladares más exigentes y que son impensables en los meses de verano. Y ni que decir tiene que los dulces de invierno y navideños y los postres calientes como el brownie contarán con una gran aceptación en esta época de año.

mesas para bodas de invierno en Hospes Palacio de San Esteban

Hospes Palacio de San Esteban. Fotografía: Quique Magás

  • Outfits tremendamente sofisticados

Hay muchas novias que eligen vestir de manga larga incluso en verano para no renunciar a estas maravillosas partes del vestido, pero la época más adecuada del año para lucir puños con bordados o botones de ensueño y las mangas más sofisticadas es el invierno. Esta época del año es también la de los abrigos, la de las estolas de plumas, los boleros y las capas más elegantes. También es el momento de lucir brocados, mikados y damascos y otros tejidos maravillosos que en otras estaciones no tienen cabida.

invitadas con abrigo

Foto: Minna Fotografia. Finca: La Casa de Mónico

Además, en las bodas de invierno vestidos de invitadas son especialmente elegantes y las temperaturas invitan a la contención de los varones, que aguantarán toda la boda (como manda el protocolo) con la chaqueta puesta.

  • La magia de la decoración invernal

Las posibilidades decorativas de las bodas de invierno son infinitas. Esta época del año invita a incorporar luces cálidas y velas tanto en exterior como en interior que permitan crear ambientes acogedores y llenos de magia, en contraposición con las temperaturas frías. Además, la paleta cromática invernal, con el color vino, el caldero o el rosa oscuro como protagonistas que puedes combinar con verde, amarillo maíz, dorados y metalizados, es tremendamente rica, y aporta sofisticación y calidez. En las bodas de invierno decoración se puede jugar, además, con elementos naturales enormemente decorativos propios de la estación, como piñas, acebo, muérdago, granada, nueces o incluso acículas de pino, que combinadas con pinsapo pueden utilizarse como base en originales caminos de mesa.

Villa Laureana, exterior

Finca: Villa Laureana

  • Rincones con mucho encanto

Aprovechad la estación del año más romántica para celebrar una boda llena de detalles inolvidables. En una boda de invierno tienen cabida elementos tan especiales como una chimenea encendida, un córner de chocolate caliente o incluso un árbol de navidad. Un rincón adornado con mantas de lana de colores cálidos donde sentarse a charlar a la luz de las velas o una barra de vino caliente, al más puro estilo centroeuropeo, serán otras de esas ideas boda de invierno que harán las delicias de vuestros invitados y que convertirán vuestra boda en una opción diferente, pero muy especial.

árbol de navidad seating plan

Foto: Minna Fotografia. Finca: La Casa de Mónico

  • Fotografías muy especiales

La luz en invierno es diferente y única, y os permitirá obtener fotografías espectaculares. También el paisaje invernal, con la nieve, la escarcha y los árboles desnudos tiene elementos mágicos a los que el fotógrafo sabrá sacar mucho partido.

Consejos para bodas en invierno

  • Elegid bien el espacio de celebración. Un lugar precioso y con una ubicación incomparable, que cuente con experiencia suficiente en la celebración de bodas de invierno para que os garantice un día «B» inolvidable, con todos esos elementos decorativos tan especiales que deseáis para vuestro gran día, y con un menú de calidad, será la mejor decisión.

Regalos para bodas de plata. Fotografía: Finca Casa de Oficios

  • Evitad las fechas más próximas a Navidad (no os caséis ni el 23 ni el 26, por ejemplo) si queréis que todos vuestros invitados asistan a la boda. Una de las ventajas de casarse en temporada baja es que las vacaciones no suponen un impedimento para acudir.
  • Diseñad invitaciones apetecibles, que animen a vuestros invitados a vivir un día especial y mágico, una boda de ensueño, única y diferente a lo establecido. El lugar elegido será el mejor gancho. Además, podéis definir un dress code especial, invitándoles a lucir sus mejores galas de invierno.

Bodas de invierno, detalle decorativo mesa

Bodas de invierno en El Cigarral del Ángel. Fotografía: Pablo Ortíz

  • Una boda de invierno no es una boda estilo Frozen. Aunque hayáis decidido casaros en los meses más frías, no tenéis por qué reproducir la estética de una película invernal como Las Crónicas de Narnia en vuestro gran día. Las bodas de invierno deben ser todo lo contrario a celebraciones gélidas y poco acogedoras. Por eso, debéis huir de los colores grises, azules, blancos y malvas en la decoración, a menos que los integréis a modo de pinceladas en una paleta más cálida. Contar el asesoramiento de un equipo experimentado, que os ayude a personalizar la decoración de vuestro gran día, os resultará de gran ayuda.
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Únete a LucíaSeCasa

Únete a LucíaSeCasa

¡Únete a nuestra newsletter y no te pierdas nada de LucíaSeCasa!

¡Felicidades! Te has suscrito a nuestra newsletter.

X