ESTÁS EN:

La boda de Jennifer Lawrence era una de las más esperadas. La estadounidense dio el ‘sí, quiero’ a Cooke Maroney en una espectacular mansión.

Dos superestrellas se casaron el mismo día: Rafa Nadal, con Xisca Perelló, y Jennifer Lawrence, con Cooke Maroney y si en algo se parecieron ambos enlaces, celebrados el 19 de octubre de 2019, fue el hermetismo con el que se había preparado todo. 

la boda de Jennifer Lawrence

La boda de Jennifer Lawrence y Cooke Maroney

La boda de Jennifer Lawrence se celebró en una isla privada, al noroeste de Estados Unidos, en la zona de Newport, en Rhode Island. Jennifer Lawrence y Cooke Maroney se dieron el «sí, quiero» con máximo secretismo. El lugar elegido para celebrar la boda de Jennifer Lawrence fue una mansión muy lujosa en una isla privada. Se trata del maravilloso Castillo Belcourt, un espectacular edificio del siglo XlX que es muy famoso nada más y nada menos que por albergar fantasmas. De hecho, los fines de semana se celebran visitas guiadas en las que se explican los sucesos paranormales que parecen ocurrir.

la boda de Jennifer Lawrence bodas en mansiones

Hasta allí se desplazaron unos 150 invitados entre los que, por supuesto, no pudieron faltar las caras de celebrities como Nicole Richie, Kris Jenner, Adele, Cameron Díaz o Emma Stone en la boda de Jennifer Lawrence. El wedding planner elegido para la organización del enlace fue Mark Seed, reconocido en EE.UU por su considerable experiencia en el sector y por organizar las bodas de las grandes estrellas. Entre sus tareas se encargó de que el menú del banquete fuera perfecto y en él no faltó de nada. Los invitados a la boda de Jennifer Lawrence pudieron degustar  pescado asado a la leña, panceta de cerdo, pierna de res en salsa de tomate, beignets de bacalao asado, coles de bruselas con yema de huevo curada… Y de postre, pudding de chocolate, buñuelos o budín de pan.

La pareja pidió a su wedding planner que organizara una boda «poco convencional» y así lo hizo, solo hace falta ver el lugar elegido para la celebración de la boda de Jennifer Lawrence.

El vestido de boda de Jennifer Lawrence

No hay fotos de la boda de Jennifer Lawrence ya que el enlace se llevó a cabo con la máxima discreción pero sí que tenemos algunos detalles de cómo fue el vestido de la novia. La actriz lució un vestido de novia salido de un cuento de hadas con el que brilló en todo su esplendor. Según fuentes, el vestido lo firmó Dior y la elección de Jennifer Lawrence contó con transparencias, pedrería, cuello alto y unas románticas mangas.

Una fuente anónima contó en el portal Page Six detalles sobre la boda de Jennifer Lawrence, concretamente sobre el vestido de novia. Al parecer el diseño fue enviado el día anterior de la boda desde la capital francesa hasta la zona de Newport, donde se celebraba la ceremonia. El vestido viajó custodiado por su propio séquito de diseñadores de la marca para que llegara impoluto a la boda de Jennifer Lawrence

«Jennifer Lawrence tenía su vestido de novia, dicen que es este, en una habitación privada de hotel», se puede leer en el tweet. «El equipo de diseñadores de Dior voló a Rhode Island el día antes y el traje tuvo una habitación de invitados propia para mantenerlo seguro en el histórico Hotel Viking, donde pasó la noche”, cuenta la fuente anónima al medio citado. No hay mucho material gráfico de la boda de Jennifer Lawrence y Cooke Maroney, pero la historia del viaje de su vestido parece sacada de una comedia. El vestido pasó la noche de viernes a sábado en el  histórico Hotel Viking, en una habitación individual. Al día siguiente, los escoltas llevaron el diseño al recinto nupcial. En estas imágenes se puede intuir parte del vestido de novia de Jennifer Lawrence y algunos detalles más de su boda, así como de los invitados que asistieron al enlace.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Una publicación compartida de @thevowtexasweddings

 


Se puede comprobar que el cuerpo del vestido de novia incluía pedrería. En cuanto al peinado, Jennifer Lawrence se decantó por un peinado desenfadado y sofisticado. Un moño que le sentaba de maravilla y un maquillaje muy natural.

Luna de miel de Jennifer Lawrence

¿Y dónde viajaron los novios después del enlace? La actriz y su marido no escatimaron en la luna de miel y eligieron Indonesia para desconectar de los preparativos de la boda. Paradisiaca, exclusiva y con todo tipo de lujos así fue la luna de miel de la celebrity.

boda de Jennifer Lawrence ideas de luna de miel

Este es el complejo Nihi Sumba, compuesto por 33 villas privadas, un famoso enclave con vistas al océano, piscinas de ensueño y playas privadas. Un lugar maravilloso para desconectar tras la boda de Jennifer Lawrence. Sin embargo, tal y como señaló People, la estrella ganadora de un Oscar por «El lado bueno de las cosas» y su marido reservaron uno de los rincones más especiales del resort: la casa privada de su propietario Chris Burch, que recibe el nombre de ‘Mandaka’. Está compuesta por cinco cillas y el precio asciende a 11.500€ la noche. Un lugar que cuenta con piscina privada, un lujoso comedor al aire libre, vistas panorámicas al océano, camas con dosel y muchos lujos más. La boda de Jennifer Lawrence y Cooke Maroney fue todo un éxito pero la luna de miel no se quedó atrás.

casa de luna de miel

Después de la boda de Jennifer Lawrence tocaron unos días de desconexión. Durante sus vacaciones la pareja montó a caballo y visitaron las aldeas cercanas de Sumbanese. El resort ofrecía muchas actividades como buceo, yoga, surf, vela, snorkel… Es por eso que este complejo, que abrió en 2015, fue nombrado el mejor del mundo dos años después. Estas son las sensaciones que vivieron Jennifer Lawrence y Cooke Maroney durante su luna de miel. 

Cómo se conocieron Jennifer Lawrence y Cooke Maroney

Jennifer Lawrence y su ahora esposo se conocieron a través de una de las mejores amigas de la actriz, Laura Simpson. Ambos pertenecen a familias muy unidas y del campo y, tanto el uno como el otro, emigraron a la ciudad para triunfar en sus carreras. Lo que nadie sabía es que años después se celebraría la boda de Jennifer Lawrence y Cooke Maroney.

La protagonista de «Los Juegos del Hambre» y el galerista comenzaron su relación en 2017 y se comprometieron en febrero de 2019. La pareja reveló que decidieron casarse por la afinidad y la confianza que había entre ambos: «Acababa de conocer a Cooke y ya quería casarme con él», declaró la actriz en una entrevista. Y así fue. La boda de Jennifer Lawrence fue espectacular y, aunque no tengamos muchas imágenes de ese momento, esperamos que todo saliera de maravilla y que la pareja recibiera todos los regalos que pidieron en su extraña lista de bodas. 

HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X