ESTÁS EN:

shares

Aunque la boda estaba prevista para 450 invitados, finalmente la lista se redujo a la mitad. 220 personas vieron al conde de Cardona y a Carlota Aguirre celebrar su amor.

 

Los padrinos fueron la marquesa de Unzá del Valle y Enrique Aguirre de Cárcer y Erasun. Fue una boda aristocrática a la que asistieron los condes de Yebes, las sobrinas-nietas de la reina Fabiola de Bélgica, la condesa de la Ventosa y los condes del Serrallo, entre otros, además de varios abogados de reconocido prestigio y abogados del Estado.

Rodrigo de la Cierva, y Carlota Aguirre celebran su ‘sí, quiero’

Carlota Aguirre vistió un diseño en crepé de seda con capa de Inés Martín Alcalde, sencillo pero muy elegante. “Creo que soy de las pocas novias que se han lanzado a casarse así casi a lo loco”, confesaba Carlota a la revista Vanitatis, “al final me casé con un vestido que me había probado solo dos veces”. De hecho, la novia admitía en la misma entrevista que los zapatos los encargó por “vía telefónica” y fue a recogerlos “sin haberlos visto”. Se trata de un diseño en terciopelo de la firma Salo Madrid que, en su tono rosa empolvado, hacían juego con el ramo nupcial compuesto por flores de temporada.

La boda se celebró con todas las medidas de seguridad para evitar posibles contagios. De hecho, Carlota admitía que muchas personas les desaconsejaron celebrar el enlace, pero que los novios no se plantearon en ningún momento posponer su gran día.

La boda se celebró el pasado 2 de octubre en el Real Club de Puerta de Hierro. Un enlace al aire libre para respetar la distancia mínima de seguridad entre invitados y asegurar el aforo permitido.

 

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X