ESTÁS EN:

El 29 de julio se cumplieron 40 años de la boda del príncipe Carlos y Lady Di y, aunque Juan Carlos y Sofía no asistieron, sí hubo representación española en esta boda.

 

Imposible olvidar la boda del príncipe Carlos y Diana de Gales. A este enlace asistieron 2.500 invitados y la siguieron más de 750 millones de telespectadores de todo el mundo. Sin embargo, los que sí se la perdieron fueron los actuales reyes eméritos españoles, quienes habían aceptado la invitación en un principio, pero días antes de la boda se desató una crisis diplomática que los obligó a cancelar los planes.

Según informaba el diario El País unos días antes: “Los reyes de España no asistirán a la boda del príncipe Carlos y Lady Di, ante la decisión de la familia real británica de incluir Gibraltar en el itinerario del viaje de bodas. El Gobierno español ha presentado una protesta formal a las autoridades británicas por esta escala, que fuentes diplomáticas españolas consideran ‘inoportuna’ y negativa para las relaciones de ambos países”.

boda Diana de Gales

La ausencia de los Reyes en la boda de Lady Di

A pesar de que los Reyes españoles no asistieron al importante enlace, sí hubo un infiltrado español: el abanico de la histórica tienda madrileña Casa de Diego que llegó hasta la novia como regalo por su boda. Javier Llerandi de Inchaurza, responsable del negocio, describió en exclusiva para Vanity Fair cómo era la pieza. «Una estructura de marfil liso con tela (lo que nosotros llamamos el país) de cabritilla, la piel más fina que existe». «La cabritilla se parece a la vitela. Es piel de cabrito no nato». Llerandi de Inchaurza explica que la forma de conseguirla “es una salvajada que se hacía entonces: antes de que le salga el pelo al cabritillo, aún en en la tripa, se mata a la madre y se saca el cabrito”. Un abanico que hoy sería muy polémico por la forma de elaborarse.

Este abanico, según cuenta Javier, fue un obsequio por parte de «una especie de consorcio de empresas inglesas», aunque al parecer fue un secretario de la reina quien se puso en contacto con el padre de este, entonces a cargo del negocio.

boda príncipe Felipe y Letizia

Pero Casa Diego no solo ha estado presente en esta boda. De la misma firma fue la pieza con varillas de nácar y encaje de Bruselas de finales del siglo XIX que doña Letizia utilizó para abanicarse el día de su boda, el 22 de mayo de 2004. Javier hace hincapié en que ese abanico no fue la mejor elección: “Si quienes vinieron a comprarlo nos hubiesen preguntado, les habríamos dicho que un abanico de encaje no es lo mejor para darse aire. El aire se va por los agujeros”, cuenta con simpatía.

 

TAGS:
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Únete a LucíaSeCasa

Únete a LucíaSeCasa

¡Únete a nuestra newsletter y no te pierdas nada de LucíaSeCasa!

¡Felicidades! Te has suscrito a nuestra newsletter.

X