ESTÁS EN:

Índice de contenidos

El 19 de octubre de 2019 Marta y Alfonso se daban el ‘sí, quiero’. Así fue su gran día. 

 

Todo empezó cuando apenas eran unos niños en el norte de Madrid. Marta y Alfonso, con 15 y 16 años respectivamente, acudieron a una fiesta con sus amigos y allí se conocieron. Y desde entonces nunca se han separado.

Fotografía:Caleidoscopia

Fotografía: Caleidoscopia

Los novios: Marta y Alfonso

  • La novia

El vestido de Marta fue diseñado por Lorena Merino. La novia y la diseñadora congeniaron desde el primer momento. Marta le contó que se había probado innumerables vestidos, pero todavía no había encontrado el ‘suyo‘. Lorena Merino, a los pocos días, le presentó la propuesta base a partir de la cual, ambas pudieron soñar diseñando.

Fotografía:Caleidoscopia

Fotografía: Caleidoscopia

El resultado fue una delicada pieza de seda. La estructura del vestido era bastante sencilla, con unas maravillosas mangas abullonadas de encaje, cuello en pico y botonadura a lo largo de todo el vestido que desembocaba en una abertura frontal. En la espalda, un precioso escote triangular adornado con detalles florales desde donde nacía una capa que desembocaba en una pequeña cola. Sobre ella y también naciendo del escote trasero, se dispuso un sensacional velo de encaje.

Fotografía: Caleidoscopia

– Las joyas

Marta decidió apostar por mantener la línea del vestido: sencilla pero muy eficaz. Lució unos pendientes y una peineta que le regalaron sus amigas del colegio, el solitario que le regaló Alfonso en su pedida de mano y, en la muñeca, una cadena con la cruz de Caravaca que había pertenecido a su abuela materna.

Fotografía: Caleidoscopia

– Las flores

Tonos granates, rosas claros y verdes se fundieron para dar vida a una maravilloso ramo que diseñaron en El taller de Lucía, el equipo que también se encargó de crear el maravilloso centro de flores del altar y la falsa pimienta de las bancadas, que dio un toque muy romántico a la iglesia. La anécdota fue que la novia desconocía por completo cómo sería su ramo nupcial hasta que, el mismo día de la boda, se lo enviaron a casa y ella no pudo estar más encantada. Además, Marta también encargó réplicas y mini réplicas del ramo para sus amigas.

Fotografía: Caleidoscopia

La decoración de castillo donde se celebró el enlace estuvo a cargo de Suarez & Co, los profesionales se ocuparon de todos los detalles: desde las mesas de los invitados hasta el jardín colgante de cristal del salón donde disfrutaron de la posterior fiesta.

Fotografía:  Caleidoscopia

– Los zapatos

Salo Madrid se ocupó de dar vida a los pasos de Marta en su gran día. Unas maravillosas sandalias granates de terciopelo, ideales para el mes en el que se celebraba la boda, octubre y, lo más importante, cómodos. ¡Marta aguantó con ellos hasta el final!

Fotografía:Caleidoscopia

Fotografía: Caleidoscopia

– El maquillaje y el peinado

Uno de los puntos más fuertes en el estilismo de la novia fue que en todo momento inspiró naturalidad irradiando alegría. El equipo Helena Aroca makeup se encargó de maquillarla en su gran día y el resultado no pudo ser más acertado: un look totalmente beauty en perfecta consonancia con su outfit.

Fotografía: Caleidoscopia

Una de las cosas que más preocupaban a Marta era su peinado. La novia tiene el pelo muy rizado y temía que nadie se pudiera hacer con esos maravillosos ‘caracoles‘. Los expertos de Helena Aroca supieron hacerse cargo de esa misión y crearon un semi recogido con peineta romántico y precioso.

  • El novio

Por su parte, Alfonso lució un traje compuesto por chaqué, camisa y chaleco que fueron hechos a medida en la Sastrería Jajoan. Una preciosa corbata de Hutton con un estampado ideal, tirantes de Scalpers y unos zapatos de Magnanni fueron suficientes para vestir a un novio de mención de honor. Lo más emotivo del look de Alfonso eran sus gemelos, pues representaban todos los viajes que la pareja había realizado siendo novios (y todos los que les quedaban como marido y mujer).

Fotografía: Caleidoscopia

  • La ceremonia

El ‘sí, quiero’, se produjo en la Iglesia Santo Domingo de la Calzada. Una banda de música les acompañó en su paso por el altar y no faltaron canciones como Aleluya, Sound of Silence o Alegría del Circo del Sol, con la que Marta desfiló hasta el altar.

Fotografía:Caleidoscopia

Fotografía: Caleidoscopia

  • La celebración

La celebración tuvo lugar en el Castillo de Viñuelas, en Madrid. Una fortificación con enormes jardines del siglo XVll enclavado en el parque natural del Soto de Viñuelas.

Fotografía:Caleidoscopia

Fotografía: Caleidoscopia

  • Las invitaciones y el regalo de las invitadas

Los novios diseñaron las invitaciones junto a Cotton Bird. La tienda online les envió diferentes propuestas y, cuando dieron con la que más les gustaba, montaron 200 invitaciones con la ayuda de sus familiares. En cuanto a los regalos, los novios obsequiaron a sus invitados con diferentes artículos:

– Para todos los invitados diseñaron junto a This is Kool unos abrelatas con imán personalizados con una dedicatoria y el nombre de cada invitado.

Fotografía: Caleidoscopia

– Para las madres y abuelas, unos marcos de fotos hechos de flores secas con una foto de los novios. Un detalle curioso es que de este regalo se encargó el grupo de Mimosas en febrero, donde trabajaba una amiga de la infancia de Marta. Gracias a este ‘sí, quiero’, se reencontraron después de casi 20 años.

Fotografía: Caleidoscopia

– Para las amigas del colegio de Marta, repartieron 12 réplicas del ramo de la novia.

  • El momento más emotivo

Para los novios de este día de octubre inolvidable hubo 3 momentos que, desde luego, son irrepetibles: el discurso de la hermana pequeña de la novia, Sofía, durante la ceremonia; el discurso de una de sus amigas, Rebeca; y la entrada de los recién casados en el salón de cristal con The Spirit of Yesterday.

Fotografía: Caleidoscopia

  • Invitada o invitadas más elegantes

Las dos hermanas de la novia, Laura, con un mono rosa-nude de Color Nude, zapatos de Lodi y pamela de La más mona, y Sofía, con un mono-pantalón bicolor de Silvia Navarro y zapatos de Lodi.

Fotografía: Caleidoscopia

  • Fotógrafo

El equipo de Caleidoscopia de encargó de inmortalizar todos los momentos del gran día de Alfonso y Marta.

Fotografía: Caleidoscopia

  • Reposteros

Aldovea Catering se encargó del catering y del postre. Además, CocoLimón diseñó un impresionante corner de dulces con diferentes tartas, copas de chocolate… ¡Todo un éxito!

Fotografía: Caleidoscopia

  • Luna de miel

La agencia Mucho más que novios organizó el viaje de los recién casados: quince días en Japón y una semana en la Polinesia Francesa. Alfonso y Marta viajaron hasta el mismísimo paraíso.

TAGS:
HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X