ESTÁS EN:

Según los expertos en protocolo e historiadores, la realeza británica ha recibido ofrendas nupciales de lujo a lo largo de la historia. En 2011, William y Kate cambiaron radicalmente esta tradición. Hablamos de los regalos para el Príncipe Harry y Meghan Markle. 

 

Mucho se habla de los posibles regalos que el Príncipe Harry y Meghan Markle podrán recibir con motivo de su matrimonio. Los medios de comunicación británicos se hacen eco de los posibles detalles que llegaran a palacio porque, desde tiempos memorables, existía la idea de que había que regalar lo más impresionante que existiera. Por suerte, tal y como asegura el comentarista real Richard Fitzwilliams: «La tradición de que los monarcas recibieran lo más fascinante ya no existe«.

Y es que en 2011 William y Kate  cambiaron el curso de la historia. Pidieron a la gente que en vez de regalarles a ellos, mejor donaran a alguna de las 26 asociaciones que ellos mismos eligieron –BeatBullying, Army Widows Association y la Youth Access entre ellas–. El mundo espera que el Príncipe Harry y Meghan Markle hagan lo mismo.

Regalos para el principe Harry y Meghan Markle

Regalos para el Príncipe Harry y Meghan Markle

«Como activistas caritativos, ellos están mucho más interesados en que sus caridades saquen beneficios de la boda«, explicaba Fitzwilliams: «No creo que ellos reciban el número tradicional de regalos reales; en su lugar, continuarán la tradición que William y Kate comenzaron«.

Aún así existen ciudadanos que quieren enviarles algún detalle a los futuros novios. De hecho, según publica The huffington Post, un chico de 27 años dice que envió un letrero tallado con «love» para la boda y que recibió respuesta de agradecimiento meses más tarde.

Regalos para el principe Harry y Meghan Markle

Algunos expertos en protocolo aseguran que no es fácil elegir un regalo para la realeza porque no hay nada escrito sobre ello. Si nos remontamos a la Reina Isabel y al Príncipe Felipe, ellos recibieron ofrendas por parte de políticos o miembros de la realeza de todo el mundo. Joyería para ella, tiaras desmontables para convertir en broches y collares. Y por parte del pueblo, los regalos eran hechos a mano o comestibles porque los alimentos y la ropa seguían racionados en la época de la posguerra – incluían pares de medias de seda, latas de salmón y cajas de manzana–.

HAZ CLIC AQUÍ Y DESCUBRE NUESTRA NUEVA REVISTA:
ESTA VEZ GRATIS, ONLINE E ¡INTERACTIVA!


Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Únete a LucíaSeCasa

Únete a LucíaSeCasa

¡Únete a nuestra newsletter y no te pierdas nada de LucíaSeCasa!

¡Felicidades! Te has suscrito a nuestra newsletter.

X