fbpx
Oscuro Claro

El 23 de octubre de 1998, en Sevilla, Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo se daban el “sí, quiero”. Recordamos todos los detalles.

 

La boda despertó gran interés nacional. Tanto fue así, que TVE la retransmitió en directo, un hecho insólito, pues esta cadena solo retransmite las bodas reales. Pero, no era para menos: Fran Rivera, hijo de Paquirri y Carmina Ordóñez, se casaba con Eugenia Martínez de Irujo, la hija de la duquesa de Alba.

Así fue la boda de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo

Ese 23 de octubre se congregaron los rostros más relevantes del panorama español: Rocío Jurado y Ortega Cano, Carmen Martínez Bordiú, Raphael, Matilde Solís y Carlos Fitz James Stuart… Además, uno de los invitados que suscitaba especial interés era Kiko Rivera, que asistió a la boda de su hermano tras años de desavenencias entre su madre, Isabel Pantoja, y la madre de su hermano, Carmina Ordóñez. Todos se reunieron para asistir al acontecimiento del año. Eugenia Martínez de Irujo lució un vestido de satén de Emanuel Ungaro de escote cuadrado con detalles de encaje. Toda la atención la recibió la espectacular tiara de perlas, diamantes y platino que, en su día, había pertenecido a la emperatriz Eugenia de Montijo, tía bisabuela de la madre de la novia.

“Eugenia estaba guapísima. Parecía una princesa medieval  de cuento con su vestido de novia”, confesaba la duquesa de Alba en sus memorias Yo, Cayetana.

Sin embargo, este enlace estuvo a punto de no celebrarse y es que, Fran Rivera reconoció años después que su madre le intentó convencer de que no diera ese paso, según cuenta su propio hijo: “Me dijo: Fran, tengo que hablar contigo, todos fuera, mis amigos se salieron pensando que era el último consejo de madre. Y me dijo: creo que debes coger a estos amigos que te quieren de verdad y cogerte un coche o un avión, vete y no te cases mañana. Eugenia no es el amor de tu vida y esto no va a durar”, contaba Fran Rivera.

“Y yo le dije: ¿qué estás diciendo, cómo vamos a suspender todo esto…? Y ella me dijo: no pasa nada, yo me quedo aquí a dar la cara y en un mes se ha olvidado esto. Con dos cojones”, sentenciaba el hijo de Carmina. De hecho, quizás Fran Rivera no debería haber desatendido los consejos de su madre, puesto que, cuatro años después, Eugenia Martínez de Irujo y él anunciaban su separación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas Relacionadas