ESTÁS EN:

shares

Boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton se casaron el 29 de abril de 2011, ante la mirada de casi 2000 invitados. Una boda que ha creado historia.

 

Se casaron el 29 de abril de 2011 en la Abadía de Westminster, un día que se proclamó como fiesta nacional en Reino Unido.

Como ocurrió en el enlace de Felipe VI y Doña Letizia, la reina Isabel II organizó una recepción oficial la noche anterior a la boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton. Como sorpresa de la fiesta dedicada a los novios, estos no asistieron ya que decidieron pasar sus últimas horas de solteros con sus respectivas familias. Quienes sí fueron al evento fue la familia real española: la Reina Sofía con los Príncipes de Asturias, así como miembros de la realeza de toda Europa.

Y llegó el gran día.

Boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton

La boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton se celebró en la Abadía londinense de Westminster. Se trataba de una ceremonia tradicional en la que el padre de la novia acompañaría a su hija al altar. Muchos seguidores de Kate vieron este enlace como un triunfo, ya que fue la primera mujer en convertirse en reina en Inglaterra sin pertenecer ni a la aristocracia ni a la realeza.

boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton

Como hemos mencionado, la boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton se celebró en Westminster, una iglesia gótica situada enfrente del Palacio de Westminster. En esta iglesia se han llevado a cabo casi todos los actos oficiales de la familia real británica. La Iglesia Colegiata de San Pedro es propiedad directa del monarca, una norma que se mantiene desde los tiempos de la dominación anglosajona.

La novia llegó puntual a Westminster. La ceremonia comenzó a las 11 de la mañana y duro una hora y cuarto. Todos se quedaron boquiabiertos cuando Kate Middleton desfiló hacía el altar. Su vestido de novia fue uno de los secretos mejor guardados de la boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton. La encargada de diseñar este look nupcial fue Sarah Burton para Alexander McQueen.

boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton

El vestido se realizó en tonos marfil y blanco, tenía escote corazón y llevaba un cuerpo de encaje francés de manga larga creado a mano por la Real Escuela de Costura. La falda tenía mucho volumen y su cola tenía tres metros de lago con encaje y flores de seda en tonos marfil. La parte del corpiño hecho en satén y estrecho en la cintura. Según el diario The Daily Telegraph, Kate encargó tres vestidos distintos para garantizar la sorpresa, en el caso de que hubiera habido alguna filtración.

Los zapatos fueron hechos a mano por el equipo de Alexander McQueen y también eran de color marfil, haciendo juego con el vestido de novia.

boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton

El velo estaba hecho de capas de tul, también de color marfil y con flores bordadas a mano. Kate llevaba el pelo semi recogido para dejar entrever sus pendientes de diamantes de la firma Robinson Pelha, que fueron un regalo personal de sus padres. Y no hay boda real sin tiara de por medio. Es uno de los detalles que más se analizan y uno de los más importantes dentro de la boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton.

Como era de esperar la pieza era de Isabel II, y se trataba de la tiara Cartier que recibió de su madre por su 18 cumpleaños. Una tiara que ha pasado de generación en generación.

boda del Principe Guillermo y Kate Middleton

El ramo de flores lo diseñó Shane Connolly y escondía un significado para los novios. Incluía lirios, símbolo de la felicidad; jacinto, que simboliza la constancia del amor; hiedra, fidelidad y amistad; y mirto, emblema del matrimonio.

Y tras darse el «sí, quiero» llegó el momento más esperado por todos. Hay que recordar que la boda del Principe Guillermo y Kate Middleton fue uno de los momentos más seguidos con 22’8 millones de personas como espectadores. Eso sin contar las personas que quisieron vivir este momento más de cerca. Después del enlace y tras hacer el recorrido por las calles de Londres, los novios se enfrentaron a las miradas de la multitud mientras todos esperaban ese primer beso.

boda del Principe Guillermo y Kate Middleton

Un beso rápido y casi tímido que desató los aplausos y los gritos de enhorabuena de la multitud. El segundo beso se hizo esperar un poco, pero ante la insistencia de las miles de personas en la plaza, a la pareja no les quedaba otra, pese a la vergüenza de Catherine. «Vamos a darnos otro. Te quiero. Un beso beso más, un beso más, ¿de acuerdo?» , dijo el Príncipe Guillermo según medios de comunicación ingleses.

El segundo vestido de novia de Kate Middleton

Sabemos la importancia que está ganando la tendencia del segundo vestido en las bodas. Cada vez son más novias las que eligen llevar un segundo look en la celebración. En la boda del Principe Guillermo y Kate Middleton, la novia también quiso llevar un segundo look nupcial.

boda del Principe Guillermo y Kate Middleton

Durante la cena de celebración de la boda del Principe Guillermo y Kate Middleton, Kate sorprendió a sus invitados con otro vestido de novia. Un vestido de novia de gazar de satén, en color blanco y que acompañó con una torerilla y cinturón de pedrería. Este diseño también lo firmó Sarah Burton.

El menú que sirvieron en la boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton

La boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton tuvo un total de 1900 invitados, de los cuales tan solo 600 acudieron después al Palacio de Buckingham para disfrutar de la recepción real. Se sirvió un cóctel a base de canapés y champán, coordinado por Mark Flanagan, el chef real, que se encargó de seleccionar lo mejor de la gastronomía británica. Así lo explicó el diario The Telegraph. Los invitados permanecieron de pie y fueron atendidos por unas 60 personas. Salmón ahumado, tostas de paté de la Granja y minisalchichas envueltas en hojaldre, un plato tradicional de desayuno británico. Por la noche la celebración tuvo un carácter más privado con 300 personas invitadas. Ahí se degustaron las especialidades clásicas de la cocina inglesa.

boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton

De la tarta nupcial se encargó la pastelera Fiona Cairns. Un pastel de frutas de ocho pisos con nata y azúcar glas, y decorada con 16 flores que simulaban rosas y que simbolizaban la felicidad de la pareja por su matrimonio, azucena, en símbolo de la ternura; y hiedra, en señal del matrimonio, a petición de Kate Middleton.

Para que no hubiera problemas con el postre, el Príncipe Guillermo pidió tener otro pastel más para ofrecer a sus invitados, pero este era de chocolate y galletas, mucho más sencillo. No tenemos duda de que ambos estuvieron riquísimos.

¿Recordabais alguno de estos detalles de la boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton? ¡Seguro que sí!

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X