ESTÁS EN:

shares

Bienvenidos, un día más, a mi diario de cuarentena en pareja y sin hijos. Espero que os sintáis identificadas con mi día a día y con mi vida en pareja. ¡Wow!

 

No os voy a engañar, hoy no me he levantado de buen humor. Mis vecinos me han despertado con el himno de España a todo volumen y no es que no me guste el himno de mi país, al contrario, me encanta. Pero tan solo eran las 7 de la mañana. Hasta mi despertador estaba soñando porque aún le quedaban unas horas para sonar. ¿Por qué habéis hecho eso, vecis? No tenéis corazón.

Cuarentena en pareja y sin hijos.

Cuarentena en pareja y sin hijos. Fotografía: vía Pinterest

Mientras aplaudía telepáticamente con mis vecinos el final del himno, he seguido dando vueltas en la cama, observando cómo dormía Fer. «¡Este chico está guapo hasta durmiendo!», pienso. Pero como no he conseguido conciliar el sueño, he decidido aprovechar el tirón y hacer cosas de la casa, con J Balvin de fondo, por supuesto, hasta mi hora de «entrar a la oficina». Y aquí estoy. Con mi pijama al más estilo Belén Esteban, un moño que deja mucho que desear y una cara blanca propia de la familia Cullen. Cómo no, con mi chico durmiendo al lado, abrazando la almohada como si se la fueran a robar.

Una de las cosas buenas que saco de esta cuarentena, además de mi Ferni, como ya sabéis, es que no estoy haciendo gasto de maquillaje. No soy una persona que se maquille mucho, pero a una le gusta verse guapa siempre y ahora no estoy muy «aliñá», que digamos. Otra cosa que tampoco estoy usando mucho estos días son los sujetadores. ¿Soy la única, o los sujetadores han pasado a un ultimísimo plano dentro del cajón? Sea como sea, la comodidad en esta cuarentena es total y necesaria.

Y no, no por estar con mi novio intento estar más guapa en casa. Tenemos confianza suficiente. Fer me tiene que querer así y tengo constancia, cuando me veo al espejo, de que me tiene que querer y mucho. Pero aunque me quiera, tengo que decir que estoy nerviosa. Hoy tenemos una prueba de pareja. Una prueba que muchas de vosotras, estoy segura, habréis experimentado.

Una de las tareas que he hecho esta mañana ha sido la de ponerme a cocinar.

Cuarentena en pareja y sin hijos.

Cuarentena en pareja y sin hijos. Fotografía: vía Pinterest

No, no soy esta chica tan mona perfectamente arreglada. Mi look es bastante desastroso si lo comparamos con la foto.

Como bien os dije ayer, en la presentación de esta cuarentena, los fogones no se me dan mal (o eso pienso yo), pero la cosa cambia cuando cocinas para alguien. He querido sorprender a Fer con un buen cocido madrileño y esto quizás pueda ser motivo de ruptura. El cocido es uno de sus platos favoritos por lo que no puedo fallar.

Normalmente todo me sale bien. Él siempre queda encantado con mi arte culinario y es que le pongo mucho amor a mis platos. Es el ingrediente secreto de cada receta. Arguiñano y mi abuelo siempre me dieron los mejores consejos de cocina. Así que, mañana os cuento qué tal ha ido esta primera «comida de madre» hecha por mí. ¡Ojalá traiga buenas noticias!

Cuarentena en pareja y sin hijos.

Cuarentena en pareja y sin hijos. Fotografía: Freepik

Esta cuarentena en pareja está dando mucho de sí. Después de 10 días de confinamiento una se acostumbra a no pisar la calle. Quizás para mí esté siendo más fácil gracias a Fer. Él siempre consigue sacarme la mejor de mis sonrisas con sus tonterías. Tener una persona alegre y positiva al lado, como compañera de vida, siempre ayuda a ver las cosas de otra manera. ¿No os parece?

TAGS:

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
X