ESTÁS EN:

shares

La historia de un tocado especial

Adriana, una novia canaria que se casó este otoño en Madrid, nunca se había puesto nada en el pelo, no había sido muy partidaria de este tipo de complementos. Sin embargo, sabía que en el día de su boda tenía que ponerse unas flores con historia.

Su abuela, no pudo ir desde Canarias a su fiesta de compromiso, porque las circunstancias le impedían realizar ese viaje. Pero ella de alguna manera quería estar presente en el día más especial de su nieta. Por eso, quiso acompañar a Adriana de manera simbólica con algo que guardaba desde el día de su boda. Algo con tanta historia y sentimiento que a nosotras nos enamoró. Ese detalle eran las flores de cera que su marido fallecido llevó en la solapa el día que se casaron, y que ella guardaba con tanto cariño para tenerlo siempre en el recuerdo. Una cosa tan emotiva y memorable para ella que no quería que de ninguna manera le faltará a su querida nieta en un día de tanta emoción como el que le iba a tocar vivir.

El momento en el que Adriana recibió las flores le despertó muchos sentimientos. Ella misma nos cuenta que cuando su abuela le dio las flores le pareció algo precioso, una cosa digna de formar parte de su boda. Por ello, decidió darles un valor especial y se puso manos a la obra con Ana Tocados. Ana, restauró, limpió y y decapó el barniz que tenían las flores para recuperar su color y posteriormente aplicarles un centro de semillas para tapar las imperfecciones.

¿El resultado? Una corona de flores de porcelana fría en tonos otoñales en las que integraron las flores de su abuelo.

tocado

tocado

tocado

tocado

tocado

tocado

Este tocado tan representativo y sentimental que Adriana y su abuela diseñaron pudo hacerse realidad gracias a Ana Tocados que captó la esencia del detalle al completo consiguiendo que los abuelos de la novia estuviesen presentes de alguna forma en su fiesta de compromiso.

Conoce más a Ana Tocados

Ana Tocados, es una firma joven situada en la Calle Real de Las Rozas, encargada de dar vida a originales complementos confeccionados con materiales cotidianos que por sí mismos no tienen encanto pero que en conjunto forman alfileres, pendientes, anillos, pasadores… con una chispa elegante.

Esta afición por hacer tocados viene desde 2008 y hasta ahora no ha dejado de hacerlo, incluso ha ido más allá añadiendo a sus colecciones nuevos materiales y técnicas, además de ampliar la gama de productos: alfileres, adornos para zapatos, abanicos, sombrillas, aplicaciones de vestidos y cinturones.

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X