ESTÁS EN:

shares

Todos recordamos el fabuloso vestido con el que Kim Kardashian dio el ‘sí, quiero’ en 2014 pero, ¿sabes cuántos vestidos de novia utilizó realmente la celebritie? 

 

El 24 de mayo de 2014, en Italia, todo estaba listo para la boda millonaria que iban a vivir Kim Kardashian y Kanye West. Fue en la fortaleza de Belvedere, en Florencia, donde celebraron su amor. Se estima que la pareja habría desembolsado unos 300.000 € para alquilar este edificio histórico en el que recibieron a los, nada más y nada menos, que 1.000 invitados de Kim Kardashian y Kanye West.

Los vestidos de novia de Kim Kardashian

En 2012, Kim Kardashian y Kanye West dieron una oportunidad al amor e iniciaron su relación. No llevaban ni nueve meses de noviazgo cuando dieron a conocer al mundo que la estadounidense estaba embarazada. ‘Paren la música ¿Podrían hacer un poco de ruido en honor a la preciosa mamá?’ fueron las hermosas palabras que Kanye West le dedicó a Kim en su presentación en Atlantic City, en New Jersey. Y así, el 15 de junio de 2013, Noth llegaba a las vidas de Kim Kardashian y Kanye West, convirtiéndose en su primera hija.

4 meses más tarde, el cantante pidió matrimonio a la socialité, quien debió creer ese famoso refrán de ‘a la tercera va a la vencida’ (Kanye sería su tercer esposo) y le contestó el tan esperado ‘sí, quiero’. Arrancaron los preparativos para la boda de de Kim Kardashian y Kanye West. 

Uno de los secretos mejor guardados hasta la boda de Kim Kardashian y Kanye West fue, como no podía ser de otra manera, el vestido de la novia, que finalmente se filtró a través de la red social más famosa, Instagram. La celebritie eligió al director creativo de Givenchy, Riccardo Tisci, para confeccionar su diseño. El corte del vestido era tipo sirena, ese al que la empresaria nos tiene tan acostumbradas porque es un habitual entre sus looks. De manga larga, el encaje recubría sus brazos y las transparencias ponían el toque sensual al diseño. Un increíble escote en la espalda y una majestuosa y larguísima cola en la que las transparencias y el encaje imperaban. Medio millón de dólares invirtió Kim en su vestido para el gran día.

Pero, ¿cuántos vestidos de novia usó realmente Kim Kardashian?

En total, la empresaria escogió 4 diseños diferentes para homenajear el antes y el después del ‘sí, quiero’ con Kanye West:

El primero lo lució en su despedida de soltera celebrada en The Peninsula, un lujoso hotel de Beverly Hills. Kim vistió un fabuloso vestido de Chanel, de la colección de 2012, de tirantes finos adornados con perlas. El diseño era muy ceñido, con escote en forma de corazón y aplicaciones a modo de bolsillos en la falda. Sin embargo, que Kim decidiera ponerse el vestido de Chanel fue una decisión de su madre, ya que ella tenía escogido otro look puesto que pensaba que iba a tener una reunión con su socia. Finalmente, su madre le instó a que se pusiera de blanco: ‘¡Debería haberme dado cuenta de que estaba pasando algo! Me moría por ponerme ese vestido de Chanel‘, contaba Kim.

La celebritie y el rapero ofrecieron una comida antes de la boda a todos sus invitados, momento en el que Kim utilizó otro diseño blanco y, ese mismo día, tuvo lugar la aclamada cena en el Palacio de Versalles. En el Salón de los Espejos, Kim Kardashian y Kanye West organizaron una cena que culminó en una fiesta por todo lo alto. Lana del Rey actuó para ellos y, por supuesto, cantó la canción favorita de Kim, Young & Beautiful. Esa noche, la empresaria vistió un diseño de la firma Maison Margiela de estilo tuxedo muy extravagante. Su precio rondó los 150.000 dólares.

A las diez de la mañana del día siguiente, los invitados dejaban a un lado la ciudad del amor para viajar hasta Italia. A las 18:00 h del sábado arrancaba la boda del año entre Kim Kardashian y Kanye West. Eso sí, protegida por unas medidas de seguridad infranqueables. Un increíble piano de cola blanca fue el elegido para que el músico interpretara la melodía nupcial con la que Kim desfilaría hacia el altar en el que Kanye la esperaba frente a una inmensa pared repleta de rosas blancas, mientras Andre Bocelli ponía voz al momento. Por último, el día del ‘sí, quiero’, Kim lució la ‘joya de la corona’, un vestido de Givenchy realizado a base de encaje y perlas naturales. Su precio rondó el medio millón de euros. La guinda final de los cuatro diseños de novia que Kim Kardashian lució para su gran día.

North West, la pequeña de la familia de Kim Kardashian y Kanye West, lució un vestido a juego con el de su madre y la firma por la que se decantó la influencer también fue la prestigiosa marca francesa, Givenchy.

La historia de amor de Kim y Kanye

Fue en 2003 cuando Kim Kardashian y Kanye West se conocieron. Lo hicieron a través de un amigo en común: Brandy Norwood. Una bonita amistad surgió en aquel entonces que se vio truncada cuando Kanye se enteró de que la empresaria se iba a casar con el jugador de baloncesto Kris Humphries. Sin embargo, este matrimonio tan solo duró 72 días. ¿Y quién le ayudó a superar la presión que sentía por el divorcio? Kanye. De hecho, el diseñador le invitó a disfrutar con él unos días en París a fin de que se distrajera de todos los problemas. ‘Juro que desde el momento en el que aterricé en París me enamoré de él ‘, admitió Kim en una entrevista con Ryan Seacrest. Nueve años después, Kim y Kanye formaron una pareja en la que, a día de hoy, el amor sigue siendo el gran protagonista.

Comentarios

Relacionados

2020 LuciaSeCasa Ediciones Lisa Tarín. Todos los derechos reservados.

X